DESDE MI DESPENSA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Foie gras y Coca-Cola

Año 2000. Me da por pensar en como realzar los productos que utilizamos. Y aparece la idea de retirar el foie de la carta, tan usado entonces en los restaurantes. El foie es un producto mágico cuando el hígado es muy fresco, se elabora bien y se consume pronto.

Antes de tirar la toalla hago un último intento. La idea viene de una conversación con Alfredo Argilés. Hablando de simetrías, de bocados iguales, de proporciones. Pues bien, era el foie gras el producto que me lo iba permitir. Para ello una crema de foie gras en papel, que cubriría con una reducción de Coca-Cola con piel de limones maduros y verdes y, en frío le añadiría ron añejo, bien cargado de madera.

Buscaba sustituir el típico vino dulce con el que se solía (y se suele) acompañar todo foie gras, encontrando en la reducción de la Coca-Cola un propio maridaje; y con el ron, su toque a barrica. Añadir rúcula y tendríamos en el montaje un plato simétrico en las proporciones, los ingredientes, los sabores básico (dulce Coca-Cola, salado con la sal que añadíamos, amargo con la rúcula, y ácido con la escarcha de limón). Cerrábamos así varios círculos que en mi cabeza rondaban tras la conversación con el señor Argilés.

quiquedacosta@quiquedacosta.es

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS