Crítica:FLAMENCO | ZONA CERO
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Del tutú a la guajira

Afianzada en una olímpica demostración de arrojo y talento, Sara Calero propone la consciente y profunda revisión del género, ese recital unipersonal donde se demuestra llena de buenas ideas y soluciones escénicas teatrales y eficaces. En toda la velada aparece primorosamente vestida e iluminada, un arropo responsable.

Una larga introducción pone las cartas sobre la mesa (literalmente), ese serio esfuerzo modernizador del escenario y sus contenidos. La bailarina, descalza y en mallas negras manifiesta su plasticidad formativa, su buena academia y su interés por el rescate del fraseo modulado, preciosista. A un trío de saxo, violonchelo y guitarra se une la voz extraordinaria y peculiar de Gema Caballero. Hay en esa garganta algo arcaico que viene de lo mejor de las tradiciones melódicas del cante.

ZONA CERO

Coreografía y baile: Sara Calero; dirección musical y cante: Gema Caballero; escenografía: Fernando Calero; luces: Tito Osuna; vestuario: Carmen Granell.

Teatro Pradillo. Hasta el 27.

La línea de Calero es aguda y refinada, atinando en las poses a la antigua, muy de estampa y del terreno de sus búsquedas. Hay también ironía sutil cuando aparece el desconcertante tutú académico que podía valer, por ejemplo, para el pas de deux de Don Quijote; la artista riza el rizo, de hecho cita expresamente alguna frase clásica, y se entiende que va, sin miedos, al encuentro de su lenguaje creativo y de su propia poesía. Se la ve depurada e inspirada en el pasado fundacional moderno, hacia esa estética. Es sensual y armónica; siendo menuda, se crece.

Y todo está esmeradamente medido y diseñado, una hora de buen baile teatral con un resultado que mira por lo justificado en la forma y en el fondo. Vuelvo sobre la obviedad de la amplificación de los instrumentos. En Pradillo no hace falta y restó brillantez a la demostrada calidad de los músicos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS