Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los aviones volarán más juntos desde el 22 de septiembre

Aviones más juntos para que los controladores puedan atender más tráfico y se reduzcan los retrasos recurrentes en el cielo español. AENA implantará, a partir del 22 de septiembre, las nuevas separaciones mínimas entre aviones que había anunciado en junio, que implican que los vuelos en ruta deberán conservar una distancia de cinco millas náuticas en vez de las ocho actuales (9,2 kilómetros en vez de 14,8). Las separaciones mínimas son de kilómetros para evitar que los aviones puedan colisionar en vuelo porque las velocidades a las que viajan dan pocos segundos para reaccionar.

En el caso de los aviones que se aproximen a los aeropuertos la separación mínima se rebaja de cinco a tres millas con carácter general, si bien en los de Madrid, Barcelona y Palma se permitirán 2,5 millas de separación en determinados casos (siempre que esté operativo el radar de superficie) y solo en las últimas 10 millas.

Según los datos de AENA, que asegura que las nuevas separaciones mínimas son las mismas que en otros países europeos como Francia, esta medida implica aumentar la capacidad del cielo español en un 15% de media, lo que redundará en menos retrasos.

Falta de capacidad

La falta de capacidad es la primera causa de demoras por control de tráfico aéreo, y según los datos de Eurocontrol referidos a julio, el 36,5% del total de esos retrasos se aglutinan en los centros de control españoles (solo el de Marsella ha tenido peores datos por esta causa), pese a que los de Madrid y Barcelona han reducido los minutos de demora un 10% y un 38% respectivamente, respecto a 2010. Por el contrario, en el centro de control de Canarias se han disparado un 50%, debido, según AENA, al crecimiento del tráfico y por meteorología adversa (viento y tormentas) el mes pasado.

Aunque el sindicato de controladores USCA no ha tenido ninguna reacción oficial a esa rebaja de la separación mínima, fuentes del colectivo se quejan de que no se ha programado ninguna formación para adaptarse a la nueva norma y que además en el centro de control de Torrejón de Ardoz (Madrid), el mayor de España con unos 400 profesionales, unos 60 llevan solo unos pocos meses habilitados en el control de ruta. AENA asegura que no es necesaria formación adicional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de agosto de 2011