Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las farmacias de Castilla-La Mancha recurren al crédito para evitar el cierre

Pedir créditos o cerrar. Esta es la filosofía que han empezado a aplicar los farmacéuticos de Castilla-La Mancha ante los impagos de la Junta, que les debe ya 125 millones de euros por los medicamentos con receta que han despachado entre mayo y julio. La Caja Rural de Castilla-La Mancha ha confirmado que ha concedido ya 30 millones de euros por este concepto. Y todo apunta a que las solicitudes crecerán. El Ejecutivo de Maria Dolores de Cospedal dijo la semana pasada que no tendrá dinero hasta los presupuestos de 2012, por lo que la deuda aumentará en 250 millones más (50 por mes, de agosto a diciembre).

La solución "es la peor posible", afirma la presidenta del Consejo Regional de Colegios de Farmacia, Rosa López-Torres, porque la Junta no respalda los préstamos, sino que lo hace cada farmacéutico. "El aval son las facturas, otra cosa es que la entidad le pida al cliente una copia simple o datos concretos de su actividad para tener más acotado el riesgo", indica un portavoz de la consejería de Sanidad, que dirige José Ignacio Echániz.

A López-Torres esto no le convence. "Están pidiendo créditos sin que haya un plan de pago. ¿Qué pasará si en enero se retrasan otra vez?", comenta. "Que pueden perderlo todo". Sin embargo, entiende que para algunos de sus compañeros sea la única opción.

Pero las espadas siguen en alto. "Otros compañeros están planteándose cerrar", afirma López-Torres, aunque la decisión, que ronda las discusiones de los profesionales, "debe ser a título individual". Una vez acordada, tienen un mes para conseguir la autorización. Otra cosa sería que se acuerde el cierre en una asamblea, pero eso, de momento, no se ha producido, añade.

De hecho, después del éxito del cierre patronal del jueves de hace una semana, que siguieron el 90% de los dueños de las oficinas de farmacia convocados, esta se la han tomado con más calma, ha dicho López-Torres. Una calma tensa, ya que la patronal del sector, FEFE, sigue pidiendo que la Junta se implique más a fondo y sea la que avale los créditos que necesitan. Por si no paga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de agosto de 2011