Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segunda autopsia al joven muerto en un centro de menores

El juez que lleva el caso de Ramón Barrios, el joven que murió el 9 de julio en el centro de menores Teresa de Calcuta en Brea de Tajo, ha autorizado que se le practique al cuerpo una segunda autopsia, como pedía la familia. El magistrado del juzgado de instrucción número 2 de Arganda del Rey había denegado en un principio otro informe forense, a la espera del resultado del primero, pero ha acabado aceptando el recurso de la familia, según ha explicado su abogado Erlantz Ibarrondo.

El avance de la primera autopsia, que se le practicó la misma noche de su muerte, indica que no se aprecian signos de violencia, razón por la que el juez permitió su incineración, que se iba a celebrar ese mismo domingo. Pocas horas antes del sepelio, un tío del chico y algunos amigos quisieron ver el cadáver y descubrieron arañazos y moratones. Con una cámara digital fotografiaron el cuerpo y ordenaron paralizar el sepelio.

La madre de Ramón, Esther Serrano, no cree que a su hijo se le haya parado el corazón sin más. Fuentes del Gobierno regional advirtieron en su día que el joven presentaba "síntomas no adecuados" para su internamiento cuando llegó al centro. Su madre lo acompañó ese viernes hasta la puerta del Teresa de Calcuta, un centro de titularidad pública pero gestión privada. Era su tercer fin de semana de internamiento de una pena de 12 por un hurto que había cometido cuando era menor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de agosto de 2011