Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:EL ACENTO

15-M: "Acceso denegado"

Acceso denegado por política de contenidos. Usted está intentando acceder a contenidos no permitidos". Este es el mensaje que saluda a cualquier usuario de la red de bibliotecas del Ayuntamiento de Madrid que pretenda entrar -qué osadía- a las páginas web donde se informa del Movimiento 15-M. Algún cerebro privilegiado del Consistorio madrileño, vaya usted a saber en qué nivel, ha decidido que Tomalaplaza.net, por ejemplo, o bien tiene un "contenido inapropiado" o bien vulnera alguna medida de "seguridad" nacional, sin duda alguna secretos de altísimo rango que nadie puede conocer. Porque en el Ayuntamiento madrileño, interpelados por la cuestión, han respondido que no saben lo que ha ocurrido, pero que esos dos son los únicos motivos por los que se deniega el acceso a determinadas webs.

La tontería es notable, pero delata síntomas muy peligrosos. ¿Qué creen quienes han activado el cortafuegos que se van a encontrar los jóvenes, o no tan jóvenes, que busquen esa información en la Red? ¿Quizá algo muy distinto de lo que traen incorporado desde su barrio, de lo que han oído en la asamblea de su plaza, de lo que han visto y oído en la Puerta del Sol, de lo que leen en los periódicos, escuchan en las radios, ven en las televisiones? ¿De qué peligros piensa que salva a nuestra inocente juventud este equipo censor?

El síntoma es muy malo porque nos indica que en esa institución, y vaya usted a saber en cuántas más, hay alguien que se arroga el papel de juez de las ideas y decide qué cosas pueden leer o no, según su particular criterio, los ciudadanos que le pagan el sueldo y a quienes debe servir. El inquisidor ha decidido tachar, como en aquellos tristes tiempos del franquismo, las páginas del Movimiento 15-M. ¿Nada más? ¿Qué otras webs no le gustan al censor? ¿De qué tendencia ideológica: de izquierdas, de derechas? ¿Quién nos asegura que no existen directrices políticas?

Por lo pronto, y para evitar suspicacias, el equipo político del Ayuntamiento, con el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón a la cabeza, debía ordenar, de inmediato, que se abran esas páginas a quienes quieran consultarlas. Y exigir explicaciones al máximo gestor de ese "servicio de informática", al que han responsabilizado en el propio Ayuntamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de agosto de 2011