Un hombre se entrega tras matar a navajazos a dos mujeres en su casa

Declara que eran dos prostitutas a las que contrató y que querían robarle

Las contrató a cambio de sexo y tras una discusión acabó con sus vidas a cuchilladas. Un hombre, de 31 años y nacionalidad española, se declaró en la tarde del jueves autor de la muerte de dos mujeres 24 horas antes en el interior de su domicilio, en la localidad de Benissa. El agresor, en su confesión ante los agentes de la Guardia Civil, justificó el mortal ataque con un cuchillo a las mujeres porque estas pretendían robarle. Las víctimas son una mujer de Guinea Ecuatorial, de 31 años, y otra de nacionalidad nigeriana, de 35 años.

Según fuentes del caso, responsables de clubes de alterne de la zona han identificado a las dos víctimas como trabajadoras habituales en prostíbulos de esa zona de la comarca de La Marina Alta. Vecinos del agresor han manifestado que "era habitual" verlo entrar a su domicilio acompañado de chicas jóvenes y también han resaltado su afición por la "fiesta".

"Sabía que estaba loco, pero no llegué a imaginar esto", dice un vecino
Las víctimas trabajaban en clubes de alterne de La Marina Alta

El crimen de estas dos mujeres extranjeras se produjo en la tarde del miércoles, en el domicilio del agresor, un primer piso del inmueble número 22 de la calle de Gabriel Miró, a las afueras del caso urbano de la localidad de Benissa. El hombre había contratado previamente los servicios de las mujeres en un club de alterne de la zona.

Según su declaración ante la Guardia Civil, una vez en el interior de la casa, las víctimas intentaron robarle, extremo que derivó en una discusión entre él y las víctimas. En un momento de la trifulca, el hombre cogió un cuchillo de la cocina y asestó varios cortes mortales a las mujeres.

El agresor dejó abandonados a los cadáveres de las mujeres en la vivienda. 24 horas después, el homicida se presentó en el cuartel de la Guardia Civil de Benissa y confesó el doble crimen. El juez del caso ha decretado secretas las actuaciones a la espera de interrogar al agresor, extremo previsto para la jornada de hoy. Mientras, las causas últimas de la muerte de las mujeres y, por por tanto, determinar si se trató de un homicidio o un asesinato está en función de los resultados de las autopsias que realizarán los forenses del Instituto de Medicina Legal de Alicante.

Los vecinos más próximos al agresor encajaron ayer con relativa sorpresa el trágico suceso e hicieron comentarios contradictorios sobre la personalidad del agresor. Una vecina, que optó por el anonimato y cuya vivienda se sitúa en el mismo rellano de la casa del presunto homicida, declaró que el joven parecía una persona tranquila, salvo "cuando estaba bajo los efectos de las drogas". Según esta mujer, eran "muy frecuentes" las visitas de chicas al domicilio del hombre, propiedad de su madre. "Yo nunca pensé que se tratase de prostitutas", remarcó. Esta vecina insistió en el "carácter razonable" del chico, con la excepción de los momentos en los que consumía estupefacientes. Sin embargo, esta supuesta adición a las drogas del agresor la rechazó otro conocido. "Drogas, no. Este era un festero, sabía que estaba loco pero nunca llegué a imaginar esto", señaló.

Ayer, mientras agentes de la Guardia Civil continuaban inspeccionando la casa del implicado a la espera de recopilar pruebas, los vecinos del inmueble huían de la nube de periodistas que se congregaron en torno al inmueble.

La subdelegada del Gobierno de Alicante, Encarna Llinares, señaló que el doble crimen no está vinculado a la violencia machista. El alcalde de Benissa, Juan Bautista Roselló expresó su "sorpresa" por el suceso. "Esta es una ciudad tranquila y con altos niveles de seguridad y bienestar", dijo. El alcalde comentó que el detenido es "un vecino del pueblo" bastante conocido y prefirió esperar a conocer las circunstancias del crimen para hacer más comentarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 06 de agosto de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50