Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS | POESÍA

Siempre

Poesía. Siempre es el cuarto libro de poemas de Ignacio Elguero (Madrid, 1964). En él se contiene una afirmación/exaltación del amor y una búsqueda, a la vez, de su esencialidad. Una búsqueda que, aunque parezca paradójico, se realiza a través de experiencias vinculadas con lo cotidiano: la tormenta, los objetos que pueblan la casa, el campo tras la escampada, la subida a la montaña, la noche, una tarde de cine, el comienzo del verano. Elguero asienta, así, su poesía -siguiendo la estela de sus libros precedentes-, en una mirada hacia el mundo desprovista de complejidad. Directa, intentando subrayar los aspectos más elementales y visibles de la relación con la amada. No hay conflicto, ni zonas sombrías (aunque estas asomen tímidamente en poemas como 'El cuarto a oscuras', 'Insomnio' o 'Noche a solas'), ni misterio sino una continua celebración, una visión siempre inaugural de un mundo (el que representa, anuncia y anticipa la amada) por descubrir, siempre nuevo y lleno de expectativas. El libro, unitario, compuesto por casi medio centenar de poemas, está escrito con un lenguaje que se mueve entre lo conversacional y una exaltación algo naíf en la que, en momentos puntuales, es visible la huella de Pedro Salinas: "Tú eres la realidad. / Eres relieve, tacto. / Y eres límite entonces / del deseo, contorno del placer, / muro del cuerpo, trazo". Ignacio Elguero continúa, así, una trayectoria poética no adscribible a corriente o tendencia alguna de entre las que han ordenado las estéticas de su generación. Una trayectoria en la que lo esencial es la indagación en las claves íntimas de la experiencia, como si en la poesía buscara el trasfondo de la crónica de costumbres que alienta en su personalísima obra ensayística. Aunque en Siempre es la experiencia (amorosa) del presente la que prevalece y se impone.

Siempre

Ignacio Elguero

Hiperión. Madrid, 2011

76 páginas. 9 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de agosto de 2011

Más información

  • Ignacio Elguero