Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu ofrece al PNV y Aralar un pacto electoral por la autodeterminación

Los nacionalistas recriminan a la coalición su desdén por las víctimas de ETA

Bildu, la coalición que integra a independientes de la izquierda abertzale, EA y Alternatiba, se ha decantado ya por presentarse a las elecciones generales del próximo 20 de noviembre mediante una fórmula electoral abierta a otras formaciones políticas, entre las que tendrían cabida, en la fórmula que se arbitrase, el PNV, Aralar y sectores de Ezker Batua (EB).

Dirigentes de la formación soberanista presentarán esta mañana en San Sebastián una propuesta electoral que persigue reunir a las fuerzas nacionalistas que tengan como objetivo "la defensa de Euskal Herria como nación y su derecho a decidir libre y democráticamente".

La iniciativa "inclusiva" pretende aglutinar a las fuerzas independentistas, como Aralar, y está abierta a otros partidos y colectivos, entre los que podría englobarse al PNV, en cuyo ideario figure "la construcción nacional de Euskal Herria", según fuentes de la coalición citadas por Europa Press. La propuesta coincide con las declaraciones realizadas la semana pasada en Barcelona por Mariano Álava, dirigente de Bildu, sobre la posibilidad de que esta formación se presente el 20-N junto con Aralar y el PNV (ver EL PAÍS del 30 de julio).

La formación soberanista precisa hoy las condiciones de su oferta

Aralar recalca que "el tema de los presos y las víctimas no se debe relegar"

Aralar ya ha sometido a debate entre sus afiliados la posibilidad de concurrir en coalición con Bildu a las legislativas. El PNV ha anunciado, a través de su presidente, Iñigo Urkullu, que su prioridad en la próxima legislatura en el Congreso consistirá en defender la propuesta de un "nuevo estatus político" que supere el actual modelo autonómico.

El ofrecimiento de Bildu a las fuerzas nacionalistas se produce precisamente cuando estas han decidido elevar el nivel de exigencia a la coalición abertzale tras constatar que sus dirigentes y representantes públicos están prodigándose con gestos de cercanía con los presos de ETA mientras descuidan a las víctimas de la banda terrorista. La mayor carga de las críticas provino ayer de Aralar y del sector más soberanista del PNV. Coincidieron en que no hay que esperar más tiempo, como defiende Bildu, para reconocer el daño causado por la banda durante los últimos 35 años.

En unas declaraciones muy controvertidas, el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, de Bildu, opinó el pasado miércoles que el momento de las víctimas aún no ha llegado: "Habrá un día en que todos tengamos que reflexionar sobre lo que ha pasado y el daño que se ha podido padecer y cometer, pero no estamos en ese tiempo. Todavía estamos saliendo de ese conflicto".

Esta afirmación fue tachada ayer de "sinsentido" por Aralar. La formación que encabeza Patxi Zabaleta acusó a Garitano de "no querer afrontar una realidad que es incómoda y dolorosa", en alusión al dolor causado a las víctimas del terrorismo en Euskadi, y le recordó que el Acuerdo de Gernika, suscrito también por todos los candidatos de Bildu, incluye "la necesidad de trabajar en el ámbito de los afectados por el terrorismo".

"Abordar y solucionar el tema de los presos y las víctimas no es una consecuencia de la solución del contencioso, sino que forma parte indisoluble de dicha solución y no debe ser relegado a ningún momento ni estadio posterior", aseguró Aralar.

En similares términos se pronunció Joseba Egibar, presidente del PNV de Gipuzkoa, al considerar "injustas" las manifestaciones de Garitano, a quien envió el siguiente mensaje: "Para adentrarnos en debates o en reflexiones sobre el reconocimiento del dolor causado o del daño producido creo que no hace falta esperar a nuevos tiempos". Andoni Ortuzar, líder del PNV vizcaíno, incidió en que Bildu se muestra "más melíflua y ambigua" que durante la pasada campaña electoral.

Dirigentes de Bildu trataron de contrarrestar estas críticas denunciando que los alcaldes de Andoain y Lasarte-Oria, Ane Carrere y Pablo Barrio, respectivamente, ambos de la coalición, han recibido cartas anónimas que continen "amenazas de muerte" contra ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de agosto de 2011