Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orihuela descubre por casualidad un vertido altamente contaminante

El vertedero está oculto bajo la ocupación ilegal de una rambla cultivada

Los servicios técnicos municipales de la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Orihuela se dirigían a levantar acta de la ocupación ilegal de miles de metros cuadrados de la Rambla Salada de su término municipal que habían sido transformados en zonas de cultivo de cítricos. Por esta razón, el concejal del área medioambiental, Manuel Culiáñez, de Los Verdes, anunció ayer la presentación de sendas denuncias ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y la Fiscalía de Medio Ambiente.

Sin embargo, el resultado final de la inspección ocular llevada a cabo el pasado 27 de julio acabó descubriendo, además, que bajo el relleno de tierra donde están plantados los naranjos en la Rambla Salada hay un vertido previo de residuos "altamente contaminantes", según dijo el edil. Culiáñez esgrimió ayer un informe técnico y abundante documentación gráfica para corroborar los dos hechos denunciados por el Consistorio oriolano.

Han aflorado baterías, desechos informáticos, resinas o pilas

Todo arranca de una denuncia escrita que presentó en el Ayuntamiento la asociación El Agudo, de la pedanía oriolana de La Murada, advirtiendo la ocupación ilegal de la Rambla Salada mediante el levantamiento de taludes que han dejado reducido su cauce a una pequeña parte de la anchura que ocupaba anteriormente.

Ya en el lugar, el concejal de Medio Ambiente de Orihuela comprobó la exposición al aire libre de numerosos restos de residuos urbanos, algunos de ellos de un alto poder contaminador. "Lo verdaderamente peligroso es que si la rambla trajera agua tras unas lluvias torrenciales se podrían extender peligrosos lixiviados muy contaminantes", reconoció el edil trasladando una parte del informe técnico que acompañó su intervención.

Ese informe asegura que "el afloramiento de residuos en un tramo del talud puede ser debido a que esta zona sea la más erosionada, pudiendo existir este tipo de residuos bajo toda la parcela". En el texto elaborado por técnicos municipales se reconoce que los restos se podrían haber utilizado de forma puntual para la conformación de la bancada de cultivo de cítricos y remarca la necesidad de hacer catas para obtener una información más amplia de la cantidad total y la superficie afectada.

Entre los elementos encontrados tras una simple inspección ocular entre el terreno cultivado y el talud que lo separa del cauce de la rambla figuran piezas de desecho informático, cartuchos de tinta, trozos de tubería, envases, plásticos, aceites, pinturas, tintas, adhesivos, resinas que contienen sustancias contaminantes, medicamentos, baterías o pilas.

Culiáñez expuso que tras consultar el registro del catastro, los terrenos ocupados no pertenecen a ninguna persona física o jurídica, si bien la parcela está unida a través de un camino y sin ninguna separación a otra que, ya fuera de la rambla, pertenece a una sociedad agraria de transformación (SAT) cuyos datos han sido aportados en las denuncias presentadas. Aunque el edil no quiso hacerlos públicos, un socio de la SAT es uno de los cinco detenidos en la Operación subterráneo por la construcción de un vertedero ilegal en una finca de Abanilla próxima al término de Orihuela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de agosto de 2011