Fukushima cierra una zona de la nuclear tras registrarse niveles de radiación letal

Tepco, la compañía eléctrica propietaria de la central nuclear de Fukushima 1, ha detectado los niveles de radiación más altos registrados en la planta desde que el pasado 11 de marzo un terremoto y un tsunami la dañaron gravemente. La empresa midió el lunes y ayer valores superiores a 10.000 milisievert (10 sievert) por hora en una zona de escombros entre los edificios de los reactores 1 y 2, donde se encuentra un conducto de ventilación. Los niveles de radiación encontrados pueden afectar gravemente a la salud y causar incluso la muerte en segundos.

Tepco aseguró que la tubería implicada fue utilizada para extraer aire de la vasija de contención del reactor 1 durante los trabajos de emergencia realizados los días siguientes a que se produjera el desastre, y aseguró que cree que sustancias altamente radiactivas que se escaparon del depósito del reactor fluyeron y se acumularon en la conducción. La empresa ha declarado la zona fuera de los límites de acceso y planea sellarla con tejidos rellenos de plomo.

Los técnicos llevaron a cabo las mediciones por medio de un detector atado a una pértiga de tres metros de longitud, pero no pudieron determinar el valor exacto, ya que la lectura máxima del instrumento es 10 sievert. Tres operarios resultaron expuestos a una dosis de radiactividad de cuatro milisievert al realizar la prueba, El máximo que tienen permitido recibir en un año es 250 milisievert.

Tepco afirmó que el descubrimiento no modifica el objetivo previsto de llevar los reactores a parada fría -estado en el que el uranio en el núcleo ya no puede hacer hervir el agua utilizada como refrigerante- como muy tarde el próximo mes de enero, ya que los valores generales de radiación en la planta no han sufrido un gran aumento.

Los expertos han advertido, sin embargo, que los niveles de radiación encontrados podrían poner en peligro la salud de los trabajadores si la empresa antepone el cumplimiento de los plazos a la seguridad del personal. Dicen que no es preciso forzar los planes, ya que la central atómica ha pasado la fase más crítica. A mediados del mes pasado, fue instalado con éxito un sistema de refrigeración que permite circular agua para enfriar los reactores.

El Gobierno ordenó el lunes pasado la suspensión de los suministros de carne de vacuno de la prefectura Iwate, y ayer hizo otro tanto con los de Tochigi, después de haber detectado ternera con niveles de cesio radiactivo peligrosos, y forraje contaminado que fue utilizado para alimentar al ganado. Esto eleva a cuatro las prefecturas afectadas por la prohibición, tras las de Fukushima y Miyagi.

Un trabajador analiza los niveles de radiación en los reactores 1 y 2 de la central de Fukushima, en Japón.
Un trabajador analiza los niveles de radiación en los reactores 1 y 2 de la central de Fukushima, en Japón.AFP - TEPCO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS