Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevos brotes de violencia causan 15 muertos en la región autónoma de Xinjiang

La violencia ha vuelto a estallar en la región autónoma china de Xinjiang, hogar de la minoría musulmana uigur. Al menos 15 personas murieron el pasado fin de semana en la ciudad de Kashgar como consecuencia de dos ataques realizados por personas armadas con cuchillos y la respuesta de la policía, según informó la agencia oficial Xinhua.

El Gobierno no explicó las razones del brote de violencia, pero Xinjiang ha sufrido en los últimos años graves enfrentamientos entre los uigures y los han, el grupo étnico mayoritario en China. Muchos uigures sienten un gran resentimiento hacia Pekín porque consideran que está diluyendo su cultura con el envío de han a la región, no respeta la libertad religiosa y se está quedando con sus recursos naturales. Los uigures representan ya menos del 50% de la población de Xinjiang, tras décadas de inmigración han.

El primer enfrentamiento se produjo el sábado por la noche, cuando dos uigures armados con cuchillos mataron al conductor de un camión en un mercado nocturno. Luego lanzaron el vehículo contra la gente, se bajaron y acuchillaron mortalmente a otras seis personas e hirieron a más de 20, según las autoridades. La muchedumbre se revolvió y mató a uno de ellos; el otro fue detenido.

El segundo incidente se produjo ayer, cuando un grupo de "alborotadores" asesinó a cuchilladas a tres personas e hirió a más de 10 transeúntes y agentes de policía, según Xinhua. Las fuerzas de seguridad respondieron y mataron a cuatro "sospechosos". Otros cuatro fueron detenidos y cuatro más huyeron.

A mediados de julio, la policía mató a 14 "extremistas" que atacaron una comisaría y asesinaron a cuatro personas en Hotan, a 500 kilómetros al sureste de Kashgar. Xinjiang fue escenario en 2009 del peor brote de violencia étnica del país en décadas, cuando uigures pasaron a cuchillo a muchos han en la capital, Urumqi. Los han lanzaron varios ataques en respuesta. En los enfrentamientos y los choques con la policía, murieron unas 200 personas y 1.700 resultaron heridas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de agosto de 2011