Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:MUNDIAL DE F-1 | Gran Premio de Hungría

Un Red Bull para no dormir

Octava 'pole' de Vettel, cuyos mecánicos trabajaron toda la noche - Alonso sale quinto

Que Red Bull no va tan sobrado como en el primer acto del Campeonato del Mundo de F-1 se constató el viernes, cuando tuvo que echar mano del primero de los cuatro comodines que la Federación Internacional del Automóvil (FIA) otorga a los equipos para que puedan trabajar en sus talleres por la noche. Se le había atravesado el circuito de Hungaroring a Sebastian Vettel, que en el primer día de ensayos para el Gran Premio de Hungría no pudo exhibir su poderío habitual, circunstancia que le obligó a pedir un sobreesfuerzo a sus chicos. El actual campeón obtuvo su recompensa al día siguiente, ayer, cuando marcó el mejor tiempo en el último entrenamiento libre y también en el cronometrado. Se trata de su octava pole position en 11 carreras hasta ahora, un parámetro monopolizado por Red Bull, que va camino de romper el récord (15) que comparten McLaren (1988 y 1989) y Williams (1992 y 1993). Por detrás de Baby Schumi arrancará Lewis Hamilton, que promete guerra, mientras que Jenson Button (tercero) y Felipe Massa (cuarto) ocuparán la segunda fila de la parrilla. Fernando Alonso, que saldrá el quinto, lo hará por detrás de su compañero después de 16 carreras de hacerlo por delante, desde el Gran Premio de Italia de 2010.

Además de contar con el RB7, que es un verdadero trueno, Red Bull ha demostrado tener una cintura de goma. Los resoplidos de los mecánicos de los búfalos rojos a lo largo de la sesión fueron la mejor prueba de la incertidumbre que sobrevolaba su taller. Unos suspiros de angustia que se convirtieron en verbena en el momento en que el irreverente corredor de Heppenheim cruzó la línea de meta y se colocó al frente de la tabla de tiempos.

"Ayer no conseguimos ir tan rápido como esperábamos. En ningún momento me sentí a gusto. Por eso los muchachos estuvieron trabajando por la noche para dar la vuelta al coche. En la cronometrada me he encontrado muy bien y no hay mejor forma de darles las gracias que logrando la pole", convino Vettel, que se ha pasado el fin de semana escondiendo su mano derecha, en la que lleva un vendaje que limita el movimiento del dedo pulgar debido a una lesión que supuestamente se hizo arreglando su bicicleta.

"El problema es de la gente que saca conclusiones por los tiempos del viernes y hace volar su imaginación. Ellos [Red Bull] no aprietan hasta la Q3 ", dijo Alonso, el único de los 10 primeros, junto a Hamilton, que no rebajó su tiempo en la segunda intentona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de julio de 2011