Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Somalia

Naciones Unidas ha declarado el estado de hambruna en dos regiones del sur de Somalia y advierte del riesgo de contagio a todo el sur de ese país si no se interviene rápidamente. Según Mark Bowden, funcionario a cargo de la ayuda humanitaria en Somalia, harán falta unos 300 millones de dólares en los próximos dos meses para que esto no suceda. Las causas son conocidas: una terrible sequía, el aumento del precio de los alimentos (la especulación financiera está detrás de un elevado porcentaje del aumento de esos precios) y una guerrilla ligada a Al Qaeda que impide a las organizaciones humanitarias actuar en la zona. Conocidas las causas ¿es incapaz la comunidad internacional de aportar soluciones a una situación que está provocando miles de muertos de hambre diariamente? Es imposible creer que no haya dinero en el mundo para acudir al rescate de Somalia. Pero solo el dinero no bastará, haría falta una intervención que garantizara la llegada de la ayuda humanitaria y la seguridad de la población y haría falta una estricta regulación de los mercados de derivados que negocian con alimentos para impedir que se produjeran movimientos especulativos. La solución es política, pero no parece que los líderes mundiales estén dispuestos a ir tan lejos; zanjarán el problema con la promesa, tantas veces incumplida, de una aportación de dinero del todo insuficiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de julio de 2011