Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bermúdez avoca el 'caso Faisán' al pleno porque es un asunto "complejo"

El presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, ha remitido una carta al Consejo del Poder Judicial en la que explica a los vocales por qué ha decidido convocar a 14 magistrados de su Sala para que se pronuncien sobre si cabe atribuir un delito de colaboración con banda armada a los tres mandos policiales procesados en el caso Faisán.

Bermúdez justifica su decisión en que se trata de un asunto de "gran importancia y complejidad", y señala que acordó con rapidez "avocar" la decisión final al pleno antes de que se conformasen los nombres de los tres magistrados que habrían de resolver la cuestión y también con la finalidad de evitar concentrar presiones sobre ellos.

Bermúdez -que no ha solicitado amparo al Poder Judicial tras la campaña mediática que han desatado contra él los medios afines al PP- señala en su misiva que en este asunto hay discrepancias entre los magistrados de la Sección Segunda, la que estaba llamada a resolver si cabe procesar por colaboración con banda armada, o no, a los tres mandos policiales a los que se atribuye haber dado un chivatazo a ETA sobre una operación policial. La cuestión no es baladí, ya que si se estima que concurre ese delito, los citados mandos serían juzgados en la Audiencia Nacional y se enfrentarían a penas de en torno a diez años de cárcel. En cambio, si se estima que no existe, el asunto sería remitido a un juzgado de Irún, ciudad en la que se ubica el bar Faisán y donde se habría cometió el chivatazo.

"Elección aleatoria"

Bermúdez no da nombres, pero indica que dos de los jueces de la Sección Segunda ya se han pronunciado, en otros recursos, a favor de procesar a estos tres mandos por colaboración con banda armada (Fernando García Nicolás y Julio de Diego) y que hay un tercero, José Ricardo de Prada, que es contrario a ello.

El presidente de la Sala de lo Penal señala que, si no hubiese avocado al pleno para resolver este asunto, habría que conformar una sección con tres magistrados elegidos mediante un "sistema aleatorio". Y que, dada la "complejidad" del asunto, es más lógico que sean 14 jueces (excluidos los cuatro que, en su caso, juzgarían este asunto), quienes se pronuncien al respecto y, paralelamente, evitar la fuerte presión que recaería sobre los tres surgidos de ese sistema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de julio de 2011