Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Este julio será uno de los menos cálidos del siglo

Estornudos y tos. Un aire fresco inesperado ha resucitado, en pleno verano, las rebecas y jerséis que dormían en un cajón. "En lo que va de julio se han registrado temperaturas de unas tres décimas por debajo de la media mínima del mes" asegura Ángel Rivera, meteorólogo y portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). "Si la tendencia continúa, se podrá decir que julio es uno de los meses de verano más fríos de este siglo", vaticina.

La explicación está en el aire. "Los meses de julio es normal que haya anticiclón con entrada del viento africano del sureste y entradas cálidas del sur, pero este año ha entrado el viento atlántico en la mitad noroeste del país y en el fondo toda la península se ve afectada", detalla el meteorólogo. "Esto ha ocurrido otros años, como en 2001 y 2002. No tiene relación con el cambio climático", aclara.

"A nivel global se puede decir que en la mitad noroeste de España el promedio está dando por debajo mientras que en la otra mitad está por encima aunque hay que esperar a que termine el mes para tener resultados precisos", advierte Rivera.

"Julio de 2010 fue más cálido, pero 2001 y 2002, cuando se registraron los julios más fríos del siglo, fueron como este año", analiza el meteorólogo.

El año pasado fue el revés de este espejismo de verano. En el mismo mes se produjo un aumento en las temperaturas mínimas. El momento más fresco de 2010, si se le puede calificar así a 27,5 grados, se sintió en Almería. Más calor hizo hace ocho años en Córdoba y Sevilla. Aquel verano se pareció a un día de sol en Marruecos, con 46 y 47 grados respectivamente.

Los pronósticos hechos en junio se equivocaron. Al menos en lo que respecta a julio. La AEMET había adelantado que este sería uno de los veranos más calurosos, especialmente en Galicia. Pero ya se ve que no ha sido así ni siquiera en cielo gallego.

Faltan cinco días para que acabe el mes y aún queda agosto. Mientras no caiga una ola de calor inesperada, lo más probable es que se cumpla la predicción de que será uno de los julios más frescos del siglo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de julio de 2011