Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inversores exigen el mayor interés en tres años para comprar letras

La crisis europea cuesta a España 730 millones extra en las tres últimas subastas

Las subastas del Tesoro de las últimas semanas siguen un mismo patrón: logran inversores pero a costa de ofrecer cada vez unos tipos de interés mayores. Es lo que pasó hace una semana con la colocación de letras a 12 y 18 meses; unos días más tarde en la de obligaciones a 10 y 15 años; y ayer ocurrió lo mismo con las letras a tres y seis meses. Las tensiones que viven los mercados las últimas semanas por la crisis de la deuda europea acaban por pasar factura a las arcas estatales. España pagó ayer en la subasta de letras a tres y seis meses los tipos más altos de los últimos tres años.

El Tesoro quedó muy cerca del máximo que se había marcado (3.000 millones de euros), ya que logró colocar en total 2.890 millones. De estos, 750 millones se adjudicaron en letras a tres meses a un tipo marginal -el último registrado antes de cerrar la operación- del 1,95%. Hay que remontarse a 2008 para encontrar un rendimiento tan alto. Además, España colocó 2.135 millones en letras a medio año a un 2,65%. Es cierto que en diciembre del año pasado se alcanzó un porcentaje parecido en una subasta similar, pero supone un importantísimo incremento respecto al 1,8% alcanzado el mes pasado. La petición de los inversores triplicó la oferta, pero los analistas destacan que el apetito por la deuda española es menos al de pujas anteriores.

Lagarde avisa de que las turbulencias pueden volver a los mercados fácilmente

Tomando los casi 10.000 millones de euros colocados entre la semana pasada y ayer, se puede hacer un cálculo aproximado de cuánto está costando al Tesoro las tensiones que sufre el mercado de deuda. Si se comparan los tipos que se pagaban hace dos años dos años -antes de que Grecia comenzara a dar malas noticias- con los de las subastas de estos días, España tendrá que pagar una factura extra de 730 millones de euros.

Los mercados que el lunes dieron más de un susto, ayer se mantuvieron tranquilos. Después de que el jueves los líderes europeos consensuaran un segundo rescate a Grecia que incluía la participación del sector privado, el riesgo asociado a España e Italia se disparó y las Bolsas europeas se hundieron. La prima de riesgo española, que lunes alcanzó los 326 puntos básicos, bajó hasta los 322. Y la italiana se mantuvo en el entorno de los 290. Las Bolsas europeas, con ligeras subidas o ligeras bajadas, también se mantuvieron en la atonía. Entre los perdedores estuvo el Ibex, que cedió un 0,33%. Wall Street, a la espera de un acuerdo entre republicanos y demócratas que impida que el Gobierno se declare en quiebra, cerró con una caída del 0,77%.

Sobre las turbulencias que sobrevuelan la zona euro habló Christine Lagarde en su primer acto como directora gerente del FMI. La exministra francesa de Finanzas calificó de "acto de coraje sin precedentes" el acuerdo logrado la semana pasada para evitar la bancarrota griega, informa Sandro Pozzi. Pero el rescate no asegura la tranquilidad. "Las turbulencias pueden resurgir fácilmente", avisó desde Nueva York. También pidió que los Gobiernos europeos apliquen los compromisos acordados con rapidez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de julio de 2011