Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varias piedras se desprenden de la catedral de Santiago

"Si fuera en la parte románica esto no hubiera pasado", comentó uno de los técnicos que trabajan en la restauración de la catedral de Santiago cuando ayer al mediodía se produjo el desprendimiento. Varias piedras se precipitaron desde el cimborrio, por la parte exterior, y cayeron sobre las cubiertas de la catedral, sin causar más daños que el deterioro del vestido barroco que cubre la estructura gótica. El sistema de sujeción del granito utilizado en el período Barroco, las grapas de hierro, ahora corroídas por el tiempo y la intemperie, fue la causa del accidente sobre el crucero.

El desprendimiento tuvo lugar en una parte de la catedral actualmente cubierta de andamios, dentro de los trabajos de restauración del plan director, aunque en este lugar concreto no se había empezado a obrar. El arquitecto Javier Alonso de la Peña y los técnicos que trabajan en esta rehabilitación se hallaban en la basílica cuando se cayeron las piedras. Según un portavoz oficial del Arzobispado compostelano, el director de la obra comprobó en el mismo momento que no estaba dañada la estructura del cimborrio con cúpula, que soporta por el interior el peso y el vaivén del botafumeiro, y también que estos desprendimientos no entrañaban riesgos para los visitantes de la catedral. De todas formas, no es la primera vez que se sueltan cascotes en el mismo lugar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de julio de 2011