Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal exige inhabilitar a Barreda por "arruinar" Castilla-La Mancha

La Junta elude precisar cómo va a atajar la alta tasa de déficit que denuncia

El Gobierno de Castilla-La Mancha, presidido por la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, dio ayer un paso más en su avalancha de críticas a las cuentas públicas de la región y señaló como único responsable político al anterior presidente de la comunidad, José María Barreda (PSOE). Leandro Esteban, portavoz y consejero de Empleo de la Junta, exigió al PSOE la "inhabilitación" de Barreda por haber causado "la ruina de Castilla-La Mancha".

El Gobierno de Cospedal ha aprovechado en las últimas semanas cada difusión de un nuevo dato de la pésima situación económica regional para tildar de "mentiroso" al anterior presidente. Ayer, Leandro Esteban no solo repitió esa acusación -"Barreda ha mentido en el espacio de dos meses de manera cruel y palmaria, bien porque ocultó los datos, bien porque no quiso hacerlos públicos"- sino que además pidió que sea "apartado de toda responsabilidad política". E incluso no descartó exigir responsabilidades jurídicas por su actuación, si bien esperará al informe de la Sindicatura de Cuentas, órgano regional de control.

El PP considera al expresidente regional culpable de la pésima situación

El Gabinete acusa a los socialistas de no contabilizar obligaciones de pago

Al PSOE no le sorprendió la petición de dimisión. "Es un paso más en su estrategia para desprestigiar a Barreda. Así evitan que se note que el PP todavía no ha adoptado ninguna medida", replicó el portavoz del Grupo Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro. Este reprochó a los populares que solo se dediquen a "hacer oposición de la oposición, sin explicar cómo van a solucionar las cosas, y sin gobernar". Barreda comentó que no le preocupa la petición del PP, "el mismo partido que mantiene a Camps al frente de Valencia".

En su conferencia de prensa de ayer, el portavoz del Ejecutivo de Cospedal no aportó más datos sobre el estado "real" de las arcas de Castilla-La Mancha. Se limitó a ratificar las nuevas cifras sobre el incremento del déficit y de la deuda, incluidos en un supuesto informe remitido el pasado lunes al Ministerio de Economía. Y también a responsabilizar de los malos resultados, y de la discrepancia entre los datos aireados por la Junta y los aportados por el anterior Gabinete, "al absoluto descontrol presupuestario de Barreda".

Ese informe es el mismo documento al que hizo referencia este portavoz el jueves pasado pero su contenido, cuatro días después, es sustancialmente más grave. La semana pasada, Esteban afirmó que la Junta debía 1.742 millones de euros en facturas impagadas; ayer, señaló que se habían detectado 1.777,5 millones en "obligaciones contraídas pendientes [de pago]" y 829 millones en "facturas pendientes de contabilizar".

Para el consejero, el responsable de esta discordancia también es el expresidente socialista: "Ha existido una dificultad enorme para desentrañar los datos debido a la mala praxis presupuestaria a la hora de contabilizar las obligaciones del Gobierno de Barreda", insistió Esteban. Este aseguró que muchas de esas obligaciones "no han sido volcadas al sistema contable".

Tras todo este cruce de declaraciones, falta por conocer cómo pretende la Junta hacer frente a la desastrosa situación económica que denuncia y cuáles van a ser sus prioridades: atajar el déficit o abonar las facturas pendientes. Esteban solo precisó que la intención del Ejecutivo de Cospedal es "pagar a todo el mundo" y hacerles saber "lo que Barreda les ha dejado a deber".

La Junta supedita las soluciones a la tasa de déficit (6,4% del PIB regional, según sus datos) a una reunión de Cospedal con la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de julio de 2011