Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fotografía

Català-Roca, el fotógrafo del instante

La Pedrera despliega la fascinante mirada del maestro catalán sobre la España de la posguerra

Francesc Català-Roca lo tenía claro: "El fotógrafo siempre duda: qué angulo hay que tomar, qué diafragma y qué velocidad hay que elegir, qué película hay que preferir... no debe dudar nunca a la hora de disparar". Este mandamiento lo acuñó uno de los fotógrafos documentales europeos más importantes del siglo XX, del que, desde hoy, se exponen 184 imágenes en La Pedrera de Barcelona. Se trata de un compendio de instantáneas que el fotógrafo catalán captó en sus múltiples viajes por la geografía española entre las décadas de 1950 y 1960. La editorial Destino encargó a Català-Roca la ilustración de unas guías de viaje de lugares como Castilla La Nueva (sic), Madrid o Murcia. No son solo retratos con voluntad de espejo, sino que, como dice el artista Frederic Amat en un corto documental que cierra la muestra, "Català-Roca dignificaba la pobreza".

Prueba de ello, son las escenas cotidianas de Cuenca, de Toledo, de Murcia o de Ibiza que descubren a un Català-Roca alejado de las grandes urbes. El fotógrafo de Valls realizó en Madrid y en Barcelona instantáneas memorables que forman parte del recuerdo colectivo como las señoritas paseando por la Gran Vía madrileña o el operario regando en el paseo Recoletos, allá por 1953.

La exposición, que se clausurará el 25 de septiembre, recupera un episodio en Carrascosa del Campo (Cuenca), donde en 1954 se celebró una corrida de toros organizada por Luis Miguel Dominguín, que quería impresionar a la que después sería su esposa, Lucía Bosé. Estampa impagable.

La muestra está organizada por la Fundación Barrié y la Fundación Catalunya Caixa y ya pudo verse en Vigo. A su paso por Barcelona, y gracias a la colaboración con el Colegio de Arquitectos se han reunido 43 ejemplares de fotografía arquitectónica, casi desconocidos para el gran público.

Testigo silencioso

- Francesc Català-Roca (Valls, 1922 - Barcelona, 1998) se adelantó a la tesis del "instante decisivo" de Henri Cartier-Bresson. Su talante discreto le permitió ser testigo silencioso de varios episodios únicos. Joan Miró solo le permitió a él que le retratara cuando trabajaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de julio de 2011

Más información