Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE critica a los parados que cobran "porque sí"

Rosell arremete además contra los funcionarios ineficientes

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha situado en el disparadero a los funcionarios "ineficientes" y a los parados que se inscriben en las listas del desempleo "porque sí". El líder de los empresarios españoles abogó ayer por acabar con estos dos colectivos como parte de su recetario para salir de la crisis. No son los únicos. Los estudiantes que suspenden y quienes acuden al médico "abusivamente" también recibieron su advertencia.

"[A] quien se apunte al paro porque sí, habrá que decirle que no", disparó Rosell en una conferencia organizada por el diario El Economista. El máximo responsable de los empresarios añadió que todos los parados deben formarse al mismo tiempo que cobran la prestación. La recién aprobada reforma de los servicios públicos de empleo endurece esa exigencia, que depende en gran medida de la oferta que faciliten los servicios públicos.

El presidente de la patronal pide frenar el abuso en las visitas a los médicos

Respecto al otro gran colectivo objeto de las críticas, los funcionarios, Rosell pidió evaluarlos para hacerles ver que "no son dueños" de su puesto de trabajo. El presidente de la CEOE aludió expresamente a los empleados públicos "ineficientes y prepotentes". En esa misma línea, pidió que se penalice el absentismo laboral y se combata a quienes "visitan al médico abusivamente".

Los estudiantes con fracaso escolar cerraron su corolario de críticas. "Al estudiante hay que decirle que un fracaso se le puede consentir, pero que esté ocho años para acabar una carrera de cinco no se le puede consentir y no se lo vamos a pagar siempre", analizó Rosell, partidario de reformar los servicios públicos, simplificar la estructura del Estado y reducir los gastos de los Gobiernos locales y autonómicos, "como están haciendo también las empresas".

El único amago de autocrítica para el sector empresarial llegó al hablar de la reforma de los convenios, que se saldó con un nuevo fracaso de la CEOE y los sindicatos para pactarla. "No lo supimos pactar y no lo hicimos muy bien", admitió por primera vez Rosell, que lo atribuyó a que habían sido "demasiado ambiciosos" en sus peticiones.

Preguntado por si haría falta subir impuestos para obtener más recursos, el presidente de la CEOE se mostró abierto a aceptar esa idea siempre que fuese "de manera excepcional y temporalísima".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de julio de 2011