La crisis del euro | El examen a la banca

Casi un tercio de los bancos suspenderían las pruebas sin el capital público recibido

Irlanda, Reino Unido y Alemania han realizado las mayores aportaciones - Las inyecciones de capital en las entidades examinadas suman 171.295 millones

El apoyo de los Estados a la banca europea ha sido decisivo para superar la crisis financiera. Los datos aportados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) en las pruebas de resistencia a la banca muestran que casi un tercio de las entidades habrían suspendido el examen de no contar con el capital público aportado mediante acciones y otros instrumentos, como las participaciones preferentes españolas. El apoyo recibido, comprometido o garantizado por los Estados para las 90 entidades analizadas suma 171.295 millones de euros, y la cifra sería superior si se hubieran examinado más entidades en otros países.

Reino Unido, Irlanda y Alemania son los países que han tenido que hacer frente a una situación más calamitosa en sus sistemas financieros y son los que más dinero público han inyectado y comprometido.

El Royal Bank of Scotland, Lloyds y Allied lideran la lista de ayudas
El mercado está pendiente de la reacción del Pastor y Caja3
La situación patrimonial de la CAM, la peor en la situación más dura
Nueve entidades quebrarían en un escenario adverso sin el dinero público
Casi la mitad de los bancos examinados han recibido capital público
El apoyo español de 22.848 millones se reducirá con dinero privado que se capte

Más información

España es el cuarto país que más dinero ha facilitado a las entidades examinadas, pero con la diferencia de que España ha presentado a las pruebas a todo su sector financiero. Si lo que se compara es la cantidad de capital público recibido con el total de capital de las entidades, el apoyo estatal es en el caso español del 10%, por debajo no solo de los tres países citados sino también de Austria, Grecia o Dinamarca. Y, además, la cifra de 22.848 millones que computa la EBA aún puede reducirse con las aportaciones de capital privado, empezando por las previstas en la salida a Bolsa de Bankia y Banca Cívica.

El Royal Bank of Scotland (con 52.609 millones), Lloyds (23.165 millones) y el Allied Irish Banks (20.759 millones) lideran la clasificación de ayudas. Lo curioso del tema es que pese a las enormes cantidades de dinero que ha inyectado el Estado en las dos entidades británicas, no ha puesto gestores estatales y controla su inversión a través de los puestos que ocupa en el consejo de administración.

Sin las ayudas públicas, el número de suspensos se triplicaría con creces, hasta 26, incluyendo las dos entidades españolas que han suspendido sin haber recibido ayuda pública: Banco Pastor y Caja3 (Caja Inmaculada de Aragón, Caja Círculo Católico de Burgos y Caja Badajoz). La historia de esta entidad recuerda a la de Banca Cívica, que no pidió ayudas públicas en el primer Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y después suspendió las pruebas europeas de hace año. Al poco tiempo, acabó buscando otro socio, Cajasol, y todos juntos pidieron 977 millones de ayudas al Estado. En el mercado no se descarta que Caja3 siga este camino.

Esta entidad es la tercera más pequeña del sistema por cuota de mercado (un 0,8%) sin contar con Caixa Ontinyent y Pollensa, que son entidades locales. Para cualquier propuesta de matrimonio tiene a su favor que Caja3 cuenta con una buena partida de provisiones anticíclicas, 362 millones, pero aportan poco negocio a una fusión en proporción al complejo proceso que supone unirse a una entidad que, en realidad, son tres.

La situación del Pastor tiene paralelismos: su cuota de mercado es del 1,2% y el suspenso en las pruebas europeas (que se mitigaría por las provisiones anticíclicas y las acciones convertibles) puede afectarle en el mercado. En las semanas anteriores a la prueba, la entidad gallega ha estado realizando agresivas campañas de captación de pasivo, quizá en previsión de los vencimientos futuros, que parece complicados para todo el sector.

José María Arias, presidente del Banco Pastor, ha atribuido el suspenso en los exámenes a "un puro tecnicismo" y le ha restado importancia. Ha destacado que a las entidades "se le restan" las obligaciones convertibles en acciones "que ya figuran" en los balances. "Es desconocer una realidad", dijo. Quizá porque su rival gallego, Novacaixagalicia ha superado el examen, Arias también ha destacado lo desequilibrado de la prueba porque mientras que las cajas de ahorros "les computa" el FROB, la banca "no ha registrado ningún tipo de ayuda pública".

El Pastor es ya un clásico entre los rumores sobre posibles ventas o fusiones, aunque la participación clave de la Fundación Barrie de la Maza exige un consenso para cualquier operación. El precio siempre ha sido un obstáculo. Entre los pretendientes se ha citado al Sabadell y al Popular, pero ahora podría haber cajas-bancos interesados.

Pero quizá alguna de las conclusiones más relevantes de los exámenes es que habría nueve entidades (entre ellas las españolas CAM, Novacaixagalicia, unnim y CatalunyaCaixa) que sin el apoyo público prácticamente quebrarían en un escenario tan negativo como el diseñado para las pruebas, pues consumirían todo su capital privado. De este grupo destaca la alicantina Caja Mediterráneo, cuya situación patrimonial exigirá una fortísima inyección de capital público. No hay que olvidar que en el escenario más benigno, que es el que que prevé la Comisión Europea (sin las anticíclicas ni convertibles), la CAM perdería 443 millones este año.

Los bancos irlandeses y griegos son los que tendrían un mayor agujero relativo y el Royal Bank of Scotland el mayor desfase en términos absolutos con un patrimonio negativo de 9.500 millones. Para 2011 y 2012, las pruebas de la EBA auguran pérdidas de 2.338 millones y 895 millones respectivamente, en el escenario mejor. Esto le coloca como la segunda peor entidad examinada, después del Allied Irish Banks, cuyo agujero entre este año y el que viene podría alcanzar los 5.669 millones. No parece que la crisis bancaria vaya a abandonar pronto las islas británicas.

El presidente de Banco Pastor, uno de los bancos españoles que ha suspendido el test de estrés, cree que "no va a cambiar" la percepción de la economía tras los resultados de las pruebas
El presidente de Banco Pastor, uno de los bancos españoles que ha suspendido el test de estrés, cree que "no va a cambiar" la percepción de la economía tras los resultados de las pruebasEUROPA PRESS

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de julio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50