Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Brazadas contra la esclerosis

Carlos Peña nada un día entero y de forma continua en el Oria - El deportista se suma así a la campaña contra esta enfermedad

Un día entero nadando. Hasta 24 horas de braceo continuo y de espaldas para concenciar a la sociedad de la gravedad de la esclerosis múltiple y de la necesidad de luchar contra esta enfermedad. Este es el plan de Carlos Peña, que se zambulló ayer en las aguas del río Oria a su paso por Tolosa, el municipio guipuzcoano que lo vio nacer.

El recorrido previsto discurre entre el embarcadero junto al Tinglado y la boya del puente Berazubi. Peña restó importancia a la dificultad de la travesía: "Es un recorrido muy corto y en principio no hay oleajes ni corrientes, salvo alguna que pueda existir al lado de la presa, cerca del lugar de salida, a unos 200 metros", aseguró ayer unas horas antes de su partida en una conversación telefónica con este periódico.

Peña ya nadó en el Neretva para protestar contra la guerra de los Balcanes en 1995

Sanitarios, voluntarios, remeros y amigos asisten al deportista

El gesto de este deportista amateur que, sin embargo, mantiene un rendimiento digno de un atleta de élite, se enmarca dentro de la campaña Busti-zaitez (Mójate) en favor de los afectados por la esclerosis múltiple. Voluntarios de Ademgi, la Asociación de Esclerosis Múltiple de Gipuzkoa, colocaron para la ocasión un puesto de información y venta de productos.

El atleta dejó de participar en carreras de maratón en 1989 para pasarse a la natación. Desde un principio se sintió motivado para poner su esfuerzo físico al servicio de causas benéficas y por la paz. "Cada año llevo a cabo uno o dos proyectos solidarios". Desgranando su propio palmarés, explicó que en 1995 nadó por el río Neretva completando la travesía entre Mostar y Metkovic en apoyo a la labor de los cascos azules en la zona y contra la guerra de los Balcanes. En el verano de 2009 realizó una travesía por el canal de Castilla en una campaña contra la leucemia de la fundación Josep Carreras.

Peña revela el origen de su motivación para imprimir este ritmo a sus actividades: "Me siento mejor ayudando a la gente que lo necesita que limitándome a participar en un proyecto deportivo sin más".

Peña necesita entrenar prácticamente durante todo el año para estar a la altura de los retos a los que se enfrenta. Cuando se acerca el día señalado, hace algunas horas extras: "Entreno de forma bastante fuerte aunque añado algunas horas más cuando la situación así lo requiere", dice refiriéndose a la proximidad y a la dureza de la prueba concreta.

Como suele ocurrir en esta especie de maratón acuático, el deportista es asistido tanto por personal sanitario como por amigos a lo largo de todo el trayecto. "Creo que no estaré solo", auguraba antes de la prueba con orgullo. Piragüistas, remeros de Tolosa, efectivos de la Cruz Roja y varios voluntarios así lo atestiguaron con su presencia. Según los datos manejados por las asociaciones, existen 2.000 casos de esclerosis múltiple diagnosticados en Euskadi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 2011