Los museos y galerías de Vigo entran en el verano

La tercera parte del ciclo Entrar na obra llega al Museo de Arte Contemporánea de Vigo (Marco) para pasar el verano. Precedida por la filosofía de esta serie, que incorpora al espectador como elemento de la pieza que se muestra, el artista Rubén Grilo (Lugo, 1981) utiliza formatos técnicos digitales y reproduce sus contenidos en bucle en PowerPoint Karaoke para explorar las posibilidades estéticas del software de uso cotidiano y las condiciones lingüísticas de la representación artística. Otro artista gallego, Olmo Cuña (Vigo, 1983) convierte algunas de las obras icónicas de la historia del arte en una serie de anotaciones y glosas para la muestra Notas en la galería PM 8.

El Museo do Mar de Galicia rescata casi un centenar de imágenes inéditas del Arquivo Pacheco, un fondo documental de más de 120.000 fichas de titularidad municipal, en la exposición Cartas de Punto Maior, comisariada por Vítor Vaqueiro, fotógrafo, escritor y director de la colección. Se trata de instantáneas realizadas entre 1895 y 1960 en las costas gallegas, desde A Guarda a Malpica, con preeminencia de estampas marítimas en Vigo y Bouzas que desvelan las inclinaciones artísticas del ojo fotográfico de Jaime de Sousa Guedes, el iniciador de la saga de los Pacheco.

Foto en cartel

Hay más fotografía en cartel. Las obras recientes de Manuel Vilariño (A Coruña, 1952) están reunidas en La campana de la noche hasta fin de mes en la galería Bacelos; mientras que las imágenes de Manuel Valcárcel (Monforte, 1975) sobre los usos del agua, Auga, o sangue da terra, se reparten en varias salas de los centros de Novacaixagalicia y el Museo Verbum enseña el recorrido por ciudades y pueblos de Anxo Cabada (A Estrada, 1957), Vilagrafías, acompañado por textos de autores de esos lugares.

Otro espacio expositivo, Adhoc, juega con el tamaño en S... XL, muestra construida con dos obras, una de gran y otra de pequeño formato y de técnicas diferentes, por cada uno de los artistas participantes: Ángeles Agrela (Úbeda, Jaén, 1966), Patricio Cabrera (Ginés, Sevilla, 1958), Curro González (Sevilla, 1960), Chelo Matesanz (Cantabria, 1964) y Andrey Klassen (Irkutsk, Rusia, 1984). El dibujo, el cartel y la pintura es nexo de unión de los miembros del grupo Firecream, del fancine del mismo nombre. Sus obras se pueden visitar los viernes en El Halcón Milenario (Cervantes, 18, 1ºD).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS