Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xavier Trias cede a Joan Puigdollers la presidencia del pleno

El alcalde convoca su primera Junta de Seguridad para la próxima semana

Xavier Trias (CiU) no se sentará donde su antecesor, Jordi Hereu (PSC) durante los plenos del Ayuntamiento de Barcelona. El alcalde conservará el sitio que ha ocupado desde la oposición. Para intervenir tendrá que recibir el beneplácito del también convergente Joan Puigdollers. Trias lo designó ayer como presidente del pleno, un cargo inédito en el Consistorio. El alcalde anunció que el próximo día 22 semana se reunirá la Junta Local de Seguridad, en lo que será su primer encuentro con los diferentes cuerpor policiales, para hablar sobre su coordinación y sobre los robos en el metro, entre otras cuestiones.

"El hecho de que el alcalde no presida los plenos es una muestra de democracia, pluralidad y respeto a las minorías", dijo ayer Puigdollers, tras la reunión de la comisión de gobierno. El concejal, que también tiene a su cargo los temas de medio ambiente y el distrito de Sarrià-Sant Gervasi, reivindicó la medida como un cumplimiento de la filosofía de la nueva Administración de hacer cambios en la forma de gobernar.

Trias anunció también que responderá en todos los plenos una pregunta de cada grupo municipal. El alcalde acusó a su antecesor de delegar sus respuestas a los otros regidores y después "hacer comentarios".

La idea de que no sea el alcalde quien presida los plenos no es nueva. Además de estar incluida en el programa electoral de CiU, es una de las modificaciones que hace la Ley de Grandes Ciudades de 2003, que en su artículo 122 establece: "el alcalde podrá delegar exclusivamente la convocatoria y la presidencia del pleno, cuando lo estime oportuno, en uno de los concejales". Sevilla lo hace desde 2006 y en Madrid, se aplica desde este mandato.

En la capital andaluza, al igual que en Barcelona, el regidor presidente recibe un plus. El cambio se implementó cuando los socialistas estaban en el poder y el PP lo ha mantenido ahora que ha llegado al gobierno. "Le quita un poco de autoritarismo al alcalde, se controlan mejor los tiempos y hasta alguna vez han cortado una intervención del alcalde. Pero siempre se les acaba viendo el plumero", explicaron fuentes del Ayuntamiento de Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 2011