Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CLIC CLAC | TOUR 2011 | Octava etapa

Cara y cruz

Cara y cruz, dos caras de la misma moneda. Antes lo de la cara era literal, aunque lo de la cruz no tanto. Ahora por ejemplo con las monedas del euro, la cara es el dibujo y la cruz el lado donde está la cifra del valor -simbólico- de la moneda. Por cierto, hace un tiempo leí que el coste de producir una moneda de un céntimo era de 1.81 céntimos, así que curiosamente su valor era inferior a su coste. Pero bueno, esa es otra historia...

Así es esto; analices lo que analices, siempre hay una cara y una cruz. Veamos lo que pasó ayer en Super-Besse Sancy y enfoquémoslo desde el punto de vista del equipo que consiguió la victoria, el Movistar. La cara fue sin duda ninguna la victoria del portugués Rui Costa. Un corredor que hace exactamente un año coprotagonizaba un bochornoso incidente en esta misma carrera por una pelea con otro corredor -otra cara y otra cruz, si se mira desde la perspectiva del tiempo-, y que no ha estado muy lejos de abandonar el ciclismo por un problema con un control positivo en el que apareció un estimulante. Ahora, después de cumplir 5 meses de sanción y después de que su anterior equipo decidiese readmitirle, cumple uno de los sueños de todo ciclista, ganar una etapa del Tour de Francia.

Rui no ha estado muy lejos de abandonar el ciclismo por un control positivo en el que apareció un estimulante

Para conseguirlo, se filtró en una fuga que en principio no parecía tener muchas opciones, pues el BMC de Cadel Evans no estaba por dejar pasar la oportunidad de vestir a su líder de amarillo. Por cierto, no lo consiguieron. Pero la escapada prosperó y se plantaron en las rampas de Col de la Croix Saint-Robert, primer puerto de entidad de este Tour, con una ventaja que les hacía ser optimistas. Se deshizo de Van Garderen, que fue el más activo de sus compañeros de fuga en la parte final, y sólo Vinokourov hizo que llegase a dudar de la victoria durante la ascensión final a esta estación de esquí del Macizo Central.

En el mismo lado de la moneda está la lucha que mantiene Rojas con Gilbert por el maillot verde. Ayer Gilbert acumuló más puntos y la diferencia entre ellos se va a 15 puntos, pero esta guerra sigue viva y está dando bastante espectáculo a la carrera.

Y el lado contrario, la cruz, la encontramos en el abandono de Intxausti durante la etapa de ayer. Beñat, lastrado por la caída que tuvo el primer día -hace ya ni más ni menos que una semana- había aguantado a duras penas todos estos días. Tras la etapa del viernes, nuevos exámenes médicos confirmaron el diagnóstico: fractura en la cabeza del radio. En esas condiciones, bastante hizo Beñat en intentarlo al menos ayer. Me apena bastante porque sé bien que Beñat ha trabajado duro para llegar aquí en buenas condiciones. Y además, ha tenido que hacer frente a unas difíciles circunstancias personales que le condicionaron mucho su preparación. Habrá muchos corredores a los que un buen resultado aquí les podría ayudar mucho en su vida; pues Beñat seguro que era de los que más, sin duda. Llegarán otros Tours Beñat, no te desanimes por tu suerte.

Además, deja a su equipo con sólo siete integrantes tras la sorpresa del abandono de Kirienka. Y con lo que queda de Tour, y con la guerra abierta del maillot verde por delante, dos bajas es una cantidad considerable.

Así es esto, incluso el que gana tiene una cruz. Peor lo tienen otros que teniendo cruces, no encuentran de momento la cara...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de julio de 2011