Un inspector de Sanidad acepta 18 meses de cárcel por cohecho

Una condena de 18 meses de cárcel y cuatro años de inhabilitación especial para desempeñar un cargo público. Esa es la sentencia de conformidad aceptada ayer por el inspector de la Consejería de Sanidad y Consumo, Fernando Rodríguez Montoya -que mañana cumple 39 años-, que estaba acusado de un delito continuado de cohecho. El trabajador, que estaba contratado de forma interina, tenía que haber sido juzgado ayer por la mañana y durante tres jornadas por el procedimiento del jurado en la sección 23ª de la Audiencia Provincial de Madrid.

El fiscal había solicitado para el acusado una pena mayor: dos años de prisión y una inhabilitación especial para ejercer cargo público de cinco años, pero un acuerdo previo al inicio de la vista oral evitó que se desarrollara el juicio. Se llegó a la conformidad entre las partes, según explicaron fuentes judiciales. Con esa condena, no ingresará en prisión.

Fernando Rodríguez ejercía en los años 2007 y 2008 labores de inspección de expedientes sancionadores. Según la acusación que mantuvo el ministerio público, aceptaba regalos de las empresas implicadas en los expedientes sancionadores a cambio de reducirles la cuantía de la multa. Para ello enviaba mensajes cortos de telefonía para hablar con los responsables de cada empresa afectada.

Cafetera expreso

En concreto, Rodríguez Montoya envió desde su teléfono un SMS a un letrado del bufete J. Caballeros Abogados. En el mismo le pedía que, cuando fuera a la nave de la empresa Belview, SL, en Fuenlabrada, le tenía que recoger "una cafetera expreso marca Sogo" que le iba a entregar un responsable de la compañía para que se lo entregara la semana siguiente. El regalo se lo iba a entregar justo cuando le presentara el escrito de alegaciones. Ese detalle le iba a suponer la rebaja de 7.000 euros en la cuantía de la multa.

Algo parecido ocurrió con la empresa Gifts Systems, a la que pidió que le regalaran "un reproductor de DVD, un secador o una plancha". "Diles que tengan algún detalle conmigo antes de que resuelva el expediente sancionador...", mandó el culpable por un SMS.

El último cohecho se produjo con Importaciones Amber, SL, a los que pidió en julio de 2007 algún regalo para que le redujera una sanción en 300 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de julio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50