Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde Trias afirma que acabará con la prostitución callejera y con la "escondida"

Solo un tema logró arrancar los aplausos de las 300 personas que ayer escucharon a Xavier Trias en el foro Barcelona Tribuna: la idea de ponerle fin a la "permisividad" de la ciudad con la prostitución. "Es la esclavitud del siglo XXI, es intolerable y le pido a la gente que lo vea así. No queremos la prostitución en la calle, pero no queremos que esté escondida", sentenció Trias.

El alcalde siempre ha sido abolicionista en este asunto y dijo que su gobierno tendrá "actitudes duras" para acabar con el problema. "Hemos de luchar con todas las herramientas", dijo, aunque aclaró que es algo "que no lo acabas en cuatro días". También criticó a "la gente muy progresista que acaba explicando que eso es un trabajo". Para él la línea divisoria entre la prostitución libre y la obligada no existe.

"Hay cosas que se implantan en ciudades porque son más permisivas que otras. Debemos huir de estas permisividades, que son muy negativas", añadió el alcalde, rozando de nuevo ese panorama de ciudad negra que pintó durante la campaña electoral, cuando sugirió que Barcelona era "la capital de la prostitución, de las mafias y el botellón". Esas declaraciones generaron una fuerte reacción del entonces alcalde, Jordi Hereu, que le respondió que ofendía a la ciudad y a sus habitantes. El ahora jefe de la oposición, que también asistió al foro, dijo a Trias: "Todo esto tiene que tener su reflejo en decisiones concretas. De momento, son todo conceptos muy genéricos que se tendrá que ver cómo se materializan", sentenció.

Trias también aprovechó para ofrecer a la oposición pactar los presupuestos municipales por dos años. La aprobación de las cuentas será la prueba de fuego de su gobierno en minoría. La oferta, por lo pronto, no les suena a los socialistas. Hereu reprochó a CiU que siempre se opusiera a sus cuentas y dijo que esperará a ver el contenido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de julio de 2011