Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Helar un jardín... a 40 grados

Tony Mercer es "el hombre de hielo". Y hoy asume su mayor reto: crear una pista helada al aire libre en los jardines de Sabatini, donde se podrá ver El lago de los cisnes sobre hielo con música de Tchaikovski hasta el próximo 10 de julio.

Este inglés de 51 años, afincado en Rusia y exresidente en Mijas (Málaga), siempre estuvo ligado a los escenarios y decidió que los espectáculos sobre hielo contenían todos los elementos que amaba del espectáculo. Corría el año 2003 cuando creó The Imperial Ice Stars, una empresa que ha recorrido medio mundo congelando grandes y pequeños teatros. Cuenta con 25 patinadores, incluido el dos veces oro olímpico en patinaje artístico Evgeny Platov, y al cuádruple medallista de oro Alexei Nemov.

Mercer lleva un equipo de técnicos y dos enormes aparatos refrigeradores que, como si fueran gigantescos sistemas de aire acondicionado alimentados con glicol (un anticongelante), lo distribuyen en una alfombra de más de 15 kilómetros de pequeñas tuberías que hace de base de la pista. "Sobre ella se pone hielo en escamas y una fina capa de agua que se congela progresivamente y se pule con una cuchilla. La operación se repite hasta que el grosor del hielo es de 3,5 centímetros (2.200 litros de agua)", explica. Es la primera vez que monta una estructura helada de 200 metros cuadrados y 14 toneladas, al aire libre, a casi 40 grados y en una gran capital. "Es mi mayor reto", reconoce.

El lago de los cisnes. Desde hoy y hasta el 10 de julio, en los jardines de Sabatini. Entradas: de 20 a 40 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 2011