Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los herederos de Anna Nicole Smith se quedan sin herencia

La larga batalla legal que la fallecida modelo y exconejita Anna Nicole Smith inició hace 14 años para hacerse con parte de la herencia de su millonario esposo ha concluido con un veredicto en su contra. Todo ello cuatro años después de la muerte de Smith. El Tribunal Supremo de Estados Unidos puso fin, por un voto -cinco a cuatro- a la larga lucha entre los herederos de la modelo y los del magnate petrolero J. Howard Marshall, muerto en 1995, cuyo patrimonio está valorado en 1.123 millones de euros.

La modelo de Playboy se casó a los 26 años con el octogenario Marshall, quien le hizo regalos por valor de seis millones de euros, pero según ella le prometió además una parte de su fortuna: unos 300 millones de dólares (210 millones de euros). Pero en su testamento, Marshall legó prácticamente todo su patrimonio a su hijo, Pierce Marshall, que también falleció en 2006 y cuyos herederos luchaban ahora por su fortuna. Después de que varios tribunales dieran la razón al hijo del multimillonario, la explosiva modelo logró que uno le concediera 333 millones de la herencia, cantidad que un juez federal redujo en 2002 a 62 millones. Pero el Supremo ha invalidado ese veredicto, dejando a la hija y heredera legal de Smith, Dannielynn Birkhead, sin el dinero.

El magistrado usó una cierta ironía para zanjar el asunto, al que comparó con la novela de Charles Dickens Bleak House (Casa desolada). "Este caso, con el paso del tiempo, se ha complicado tanto que no hay dos abogados que puedan hablar sobre el asunto durante cinco minutos sin llegar a un total desacuerdo respecto a todas las premisas", señaló el juez Roberts citando un célebre párrafo de la obra. Y añadió: "Innumerables niños han nacido durante la causa, innumerables jóvenes se han casado con ella y, tristemente, las partes originales han muerto".

La multimillonaria herencia permanecerá por el momento en manos de los herederos de Pierce Marshall, aunque la familia de Smith aún apela el caso en otras cortes inferiores, con la esperanza de que la saga no se haya cerrado del todo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de junio de 2011