Análisis:EL ACENTOAnálisis
i

Los raros genes de la patronal

Según la patronal española, el éxito escolar depende tanto o más de la genética que del entorno socioeconómico. Así lo hizo saber el martes el presidente de la CEOE, Juan Rosell, que presentó el informe elaborado por su propio Instituto de Estudios Económicos. Esta tesis choca con todo lo que han defendido hasta ahora los expertos en educación, pero los investigadores del IEE alegan que tal teoría tiene un peso creciente y que se basa en estudios realizados en Suecia y Estados Unidos. Estos análisis habrían encontrado diferencias en hijos biológicos y adoptados, lo que demostraría que son los genes los que convierten a un hijo en un empollón o en el último de la fila, si bien, menos mal, el nivel educativo de los padres y sus desvelos, añaden los analistas de la patronal, también tienen influencia.

La sorprendente tesis de la patronal no puede ser más descorazonadora. Si se tiene en cuenta que la tasa española de fracaso escolar duplica la media europea, deberíamos concluir que algo falla en la genética hispana. Se requiere de manera inmediata un proyecto de I+D para identificar el gen defectuoso y modificarlo urgentemente.

Los empresarios españoles deben confiar en un milagro similar para mejorar el rendimiento de los estudiantes españoles, dado que en el mismo informe que hacen suyo aseguran que el gasto educativo no es lo más importante en la obtención de resultados. Año tras año se demuestra que Finlandia es el alumno más aventajado del mundo. En línea con la tesis de la patronal española, el hecho de que su gasto educativo sea mucho más elevado que el nuestro es una mera coincidencia que no establecería correlación alguna.

Junto a otras valoraciones menos disparatadas (rendición de cuenta de alumnos y profesores y mayor competencia entre centros) la patronal destaca también el lado negativo de la presencia de mujeres en la docencia, ya que promueven reducciones de jornada que perjudican a las familias (y que ya quisieran los docentes, dicho sea de paso).

Juan Rosell advirtió de que las conclusiones del informe eran "políticamente incorrectas". Con decir que eran incorrectas habría sido suficiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de junio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50