Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrol reanuda la extracción del bivalvo al remitir la toxina

Con la Operación Capacho todavía coleando, la cofradía de mariscadores de Ferrol planea retomar hoy la extracción de vieira. Tras seis meses de veda, la toxina amnésica (ASP) ha remitido y las conchas que no esquilmaron los furtivos se acumulan en el fondo de la ría. Las dos últimas analíticas del Intecmar son favorables y permiten faenar en la franja media, entre las orillas de la ensenada de Mugardos y A Graña.

El pósito ferrolano tiene sobre la mesa un encargo de Almejas de Carril (Vilaxoán, Pontevedra), una de las dos empresas gallegas autorizadas para procesar y etiquetar la vieira para eviscerar esa semana cerca de 12 toneladas de bivalvo. El patrón ferrolano, José Luis Estévez, calcula que podrán faenar entre cuatro y seis días para extraer cerca de 2.500 kilos diarios de conchas de gran talla y calidad.

El gerente de Almejas de Carril, Carlos Caeiro, celebra que el operativo de la Guardia Civil ponga coto a los furtivos y explica que notó un ligero repunte en las ventas de su empresa, que comercializa el bivalvo eviscerado y congelado a 1,60 euros la unidad. "El 90% de la vieira se comercializa en Galicia y solo el 10% va para fuera", apunta. Según la cofradía, los furtivos venden la concha a poco más de un euro la unidad. La diferencia entre el precio del marisco ilegal y el legal es muy pequeño. En la planta de Vilaxoán, una treintena de mujeres limpian y evisceran el molusco para eliminar el hepatopáncreas, donde radican más toxinas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de junio de 2011