Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia Chillida plantea retomar la negociación con el Gobierno vasco

Dos de los hijos piden en el Parlamento una nueva etapa con "rigor y seriedad"

Ignacio y Luis, dos de los hijos del escultor Eduardo Chillida (1924-2002), ponen el contador a cero al afirmar ayer en el Parlamento vasco que están dispuestos a retomar las conversaciones con las instituciones, rotas el pasado mes de mayo. Para salir del punto muerto en el que se encuentran las negociaciones, los Chillida ven imprescindible el inicio de una nueva etapa con "rigor, seriedad y profesionalidad". Además, la familia del escultor vasco cree necesario que la espinosa cuestión del veto (voto de calidad que quieren mantener para la salvaguarda de la obra) se aborde de una manera jurídica para encontrar una "fórmula que garantice por escrito" el futuro del museo tal y como lo concebió Chillida.

Quieren un acuerdo con unas cláusulas que garanticen la unidad del legado

Los socialistas creen que se han llevado hasta el límite las propuestas

Durante su comparecencia ayer, en el Parlamento vasco, a petición del PP para explicar el pasado, el presente y el futuro de Chillida-Leku, los dos hermanos en representación de la familia Chillida reiteraron la necesidad de una "garantía de seguridad" que salvaguarde el legado del artista vasco para la reapertura del museo, cerrado el pasado 1 de enero por su déficit económico (perdió dos millones en 10 años).

Los Chillida insisten en la idea de que solo las instituciones pueden garantizar el futuro del museo en un "espacio protegido" como la mejor alternativa. No obstante, recordaron que "ante la falta de garantías hacia el legado de Chillida", decidieron "liberar" a la Diputación de Guipúzcoa y al Gobierno vasco de sus compromisos y no forzar ningún acuerdo.

En la carta de seis páginas que leyó Luis Chillida ante la Comisión de Cultura, el hijo del escultor afirmó que desde 2007, cuando se iniciaron con el anterior Gobierno las conversaciones para estudiar el futuro traspaso del museo a las instituciones vascas, la familia "no ha buscado encauzar las negociaciones como una la compraventa del museo sino para proteger la unidad del legado", señaló Luis Chillida.

El Gobierno socialista hizo una oferta económica para la adquisición del centro de 80 millones de euros. La familia del escultor reiteró que "la rechazamos no por la cuestión económica sino porque no se garantizaba la unidad de la colección", añadió uno de los Chillida. En este sentido, aclararon que si la ruptura hubiese estado precedida por motivos económicos "nunca hubieran acudido a las instituciones públicas para negociar, sino al mercado del arte", donde las obras de Chillida se cotizan al alza.

Tanto PSE, PNV, PP, Aralar y UPN agradecieron en la ronda de intervenciones la presencia de los Chillida en el Parlamento vasco y se mostraron a favor de que ambas partes vuelvan a sentarse a negociar.

La portavoz de Cultura del Grupo Socialista en el Parlamento vasco, Pilar Pérez, resaltó en su intervención el "esfuerzo" llevado a cabo por el Gobierno de Patxi López para asegurar la "viabilidad del museo" y la necesidad de retomar las negociaciones". Pero recalcó que se llevaron hasta "los límites las propuestas" y añadió que "no se pueden vetar a las instituciones y que tienen un límite de capacidad para el arbitraje". Luis Chillida, por su parte, matizó que "son entendibles las limitaciones de las instituciones" pero que existen "muchos modelos, entre ellos, el acuerdo que firmó la fundación Thyssen con el Ministerio de Cultura para la colección Thyssen Bornemisza en Madrid", donde unas cláusulas velan por el respeto y la memoria de la obra del artista.

Ignacio Chillida recordó que Chillida-Leku está concedida en sí como una obra de arte. "No se comprende el museo por partes, el caserío, los jardines, las obras forman un conjunto que se debe mantener intacto. Ese es el legado que queremos defender y tener la tranquilidad que así se mantiene en el tiempo esté quien esté en el Gobierno". Los responsables del museo, que de momento se encuentra abierto al estudio y la investigación, han manifestado en numerosas ocasiones la posibilidad de crear nuevos espacios para integrar la obra de otros autores y exposiciones temporales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 2011