Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 'lobby' con 100 profesionales idea el rechazo al puerto exterior de Pasaia

Ingenieros, arquitectos, abogados piden una reflexión "serena" y apartidista

Un grupo de profesionales formado por ingenieros, arquitectos, ambientalistas, abogados y profesores universitarios han formado un lobby que pretende abrir un debate en las instituciones y en la sociedad sobre la pertinencia de construir el polémico puerto exterior de Pasaia, actualmente impulsado por la Autoridad Portuaria, el Ministerio de Fomento, el Gobierno vasco y la Diputación guipuzcoana, y sobre el que el Ministerio de Medio Ambiente ha planteado numerosas dudas sobre su viabilidad técnica, económica y ambiental. Tras una reflexión conjunta durante los meses de abril y mayo, este grupo de presión ha elaborado un documento en el que constatan una "falta de rigor y de transparencia" en la decisión de ejecutar esta infraestructura adosada al monte Jaizkibel. Por ello, reclaman someter a "un examen profundo" la necesidad operativa, la viabilidad económica y los impactos sociales y ecológicos que tendría la futura dársena, que exigirá una inversión superior a 765 millones de euros.

Se busca regenerar la bahía sin llevar al exterior la actividad portuaria

Entre los firmantes del citado documento se encuentran los ingenieros de Caminos, Canales y Puertos Pedro María Azkue, Narciso Iglesias, y Juan Gutiérrez, este último exresponsable de operaciones portuarias de Pasaia; el exdirector del puerto pasaitarra e ingeniero Francisco Miner; los arquitectos urbanistas Iñaki Bolívar, Patxo de León (redactor del anterior Plan General de San Sebastián) y Christian Brase; la magistrada Garbiñe Biurrun, el abogado e ingeniero Javier Olaverri, el abogado y urbanista Mikel Iriondo, el catedrático de Economía Aplicada de la UPV Koldo Unceta, el director cultural de San Sebastián 2016, Santi Eraso; el exdirector de la Cámara de Comercio de Bayona Antxon Lafont; la ambientalista en temas marinos Aines Arizmendi y el paisajista Iñigo Segurola.

El escrito que este grupo de profesionales ha consensuado, de 17 páginas y al que ha tenido acceso EL PAÍS, parte de la constatación "de la no necesidad del puerto exterior como condición para acometer la regeneración de la bahía de Pasaia. Apuntan a la existencia de "numerosos estudios" que plantean llevar a cabo la reforma integral "mediante distintas alternativas". El documento se titula "Con preocupación e inquietud: consideramos necesario reflexionar y discutir más sobre un proyecto que podría condicionar decisivamente el futuro de la población guipuzcoana".

Los firmantes hacen constar "las profundas dudas que genera el desacuerdo existente en los datos y las cifras aportadas por las distintas instituciones y personas implicadas, tanto en lo referente a la actividad económica y empleo generados en el puerto como sobre los costes el proyecto que se pretende acometer". También consideran "una anormalidad" mantener "contra viento y marea" continuar adelante con el proyecto portuario "en un momento de replanteamiento de inversiones públicas y de constatación del despilfarro realizado en los últimos años, duplicando y triplicando infraestructuras que luego no pueden amortizarse por su escasa rentabilidad", añaden.

Muestran su descontento con "la ausencia de respuestas" que los promotores del puerto exterior de Pasaia han ofrecido a los "numerosos y cualificados" informes que advierten del "negativo e irreversible impacto" que podría generar sobre el entorno una dársena a mar abierto. Entre estas advertencias figura la más reciente formulada por el Ministerio de Medio Ambiente, que en su informe de alegaciones da un varapalo al proyecto por considerarlo muy dañino para la zona, además de "insostenible" desde el punto de vista económico. La consejería de Medio Ambiente también puso reparos a su construcción en otro documento similar.

El último apartado del documento incide en el "malestar y desconcierto" que produce entre estos profesionales "la sistemática negativa de las autoridades guipuzcoanas a incluir el proyecto del puerto exterior en los planes de participación ciudadana previstos por la Diputación.

El documento fue entregado en mayo pasado a responsables políticos e institucionales de Guipúzcoa, el País Vasco y a responsables del Gobierno español. A todos ellos les transmitieron asimismo su voluntad de buscar una "propuesta de consenso" sobre la regeneración de la bahía que no implique el traslado de la actividad portuaria al exterior. Los contactos se han celebrado "de manera discreta" al entender sus impulsores, según reconoció uno de ellos, que "el periodo electoral era el menos propicio para sacar este tema a la luz". Tras el paréntesis electoral, este lobby pretende abrir una reflexión política y social "fuera de la confrontación partidista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 2011