Reportaje:

Luz que en las piedras reside

Danny Virgili expone en Madrid sus retratos y los tallados por las rocas

Danny Virgili es un hombre singular. Delgado, activo e inteligente, este fotógrafo barcelonés con décadas de oficio en la publicidad ha traído a Madrid sus mejores fotografías. Se exhiben en las salas de exposiciones de la Real Fábrica de Tapices hasta el 15 de junio. Son dos repertorios, exquisitamente cuidados, de retratos de personalidades y de efigies talladas por la naturaleza sobre la piedra y captadas ávidamente por su objetivo.

Kron, ¿el Paso del Tiempo Produce Monstruos? que así se llama la exposición, ha sido concebida por Virgili como un homenaje devoto a Francisco de Goya. El rostro del pintor de Fuendetodos, labrado por las aguas y la erosión sobre una roca, fue descubierto años atrás por Virgili no lejos del mar: "Aquello me conmovió tanto que intenté encontrarle un significado profundo". Indagó en libros, consultó archivos y expurgó viejos legajos; averiguó entonces que en la mente humana existe una arcaica pulsión orientada a identificar en hitos expresivos a potenciales adversarios. Los griegos la llamaron pareidolia.

Cuando su mirada se posaba sobre un conjunto granítico que le permitía evocar el rostro de un guerrero, Virgili consideraba que la oculta pulsión se había puesto en marcha. Tras aquella llamada, el artista barcelonés se puso manos a la obra y, enamorado de las piedras, se aplicó a la tarea de encontrar esas trazas que, tan mágica como caprichosamente, la lluvia y el viento dibujan sobre los roquedales, después de siglos de incesante discurrir. El resultado de sus ensoñaciones fascina a quien lo contempla: parece increíble que las tempestades de arena, las aguas de los torrentes o el azote inclemente de los vendavales hayan seguido tan sorprendente lógica como para esbozar la silueta de un perfil humano. Muchas de sus obras invitan al visitante a evocar por su cuenta los arbitrarios enigmas que esconden.

La exposición se conjuga con una galería de retratos que Virgili ha cuidado delicadamente. Llaman la atención una serie de metalúrgicos, para un congreso de la Unión General de Trabajadores o los encomendados por la Casa del Rey como retratos oficiales del Rey, a quien Virgili adentra en una atmósfera de historicidad irrepetible. Otro retrato muestra al entrenador Guardiola mientras abraza a un niño discapacitado. Discípulo del que él llama "el gran José Luis Méndez", Virgili se ve comprometido en reivindicar para los orfebres de la luz, tal es su oficio, la propiedad intelectual de unas placas -sobre todo concernientes al universo de la fotografía publicitaria- que las leyes, según afirma, "tan deficientemente protegen".

Kron, ¿el Paso del Tiempo Produce Monstruos? Lunes a sábado, de 10.00 a 19.30; domingo, de 10.00 a 14.00. Hasta el 15 de junio. Real Fábrica de Tapices. Acceso libre. Fuenterrabía, 2.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de junio de 2011.

Lo más visto en...

Top 50