Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FUERA DE RUTA

Noches de sol en Islandia

La mejor época para viajar al país va desde junio hasta mediados de agosto

Si viaja este mes a Islandia tendrá sol todo el día. Todo el día, en sentido literal: el tiempo que la Tierra emplea en dar una vuelta completa alrededor de su eje, es decir, 24 horas de luz (en el norte de la isla), salvo que el cielo esté cubierto por las nubes o las cenizas de otro volcán con ganas de marcha. Bajo esta luz perpetua y boreal, fiordos casi deshabitados, pequeñas granjas, playas termales, glaciares y volcanes.

La emocionante, a ratos intempestiva, naturaleza de Islandia se refleja en su capital, Reikiavik, donde vive más de la mitad de la población de la isla -unos 300.000 habitantes-, con una superficie similar a la de Andalucía. Allí se acaba de inaugurar el nuevo auditorio y el palacio de congresos Harpa, un espectacular proyecto del estudio danés de Henning Larsen, discípulo de Arne Jacobsen. El edificio, con una fachada de células de cristal que recuerda la piel de cebolla a vista de microscopio, organiza visitas guiadas de 45 minutos todos los días; precio: 10 euros (www.harpa.is). También se puede visitar la Nordic House (www.nordichouse.is), el centro de la cultura nórdica, proyectado y decorado por el arquitecto finlandés Alvar Aalto.

Caminos sin asfaltar

Islandia dispone de 13.000 kilómetros de caminos, casi dos tercios sin pavimentar. Una ruta de 1.500 kilómetros, la Ring Road, la circunda por la costa, atravesando lugares como la aldea de pescadores de Djúpivogur, acceso a la isla de Papey, donde anidan miles de frailecillos; Vatnajökull, uno de los mayores glaciares de Europa, o la laguna Jökulsarlon, que se puede recorrer en barco entre témpanos de hielo.

En el denominado Círculo Dorado, la zona más turística de la isla, a una hora y media en coche desde Reikiavik, se encuentran escenografías naturales como las cascadas de Gullfoss, de 31 metros y con doble caída; el campo geotérmico de Strokkur, o el parque nacional de Thingvellir, donde se halla la zona de fractura entre las placas tectónicas de América del Norte y Europa. Más cerca de la capital, a unos 40 kilómetros, está la piscina termal más famosa del país: la Blue Lagoon (www.bluelagoon.com).

A los atractivos del vivificante verano islandés -la mejor época para viajar a Islandia va desde junio hasta mediados de agosto- se añade un cambio muy favorable para los turistas con euros (166 coronas por cada euro). Icelandair (www.icelandair.es; 932 17 17 74) opera los sábados, a partir del 25 de junio, desde Barcelona, y del 23 de julio desde Madrid; vuelos directos a Reikiavik con tarifas de ida y vuelta, desde 634 euros (las salidas desde Barcelona se amplían a los martes y los miércoles en julio y agosto). Conviene plantearse salir desde Londres: un billete de ida y vuelta desde Heathrow cuesta solo 296 euros, y un vuelo low cost de ida y vuelta a Londres se puede conseguir por 50 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de junio de 2011