Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frente común contra la ruptura del consenso en la Llei d'Ús

Los electos defenderán la lengua en la constitución de Ayuntamientos y Cortes

Contra la "ruptura del consenso institucional" en torno a la lengua alcanzado el 23 de noviembre de 1983, cuando se aprobó la Llei d'Ús i Ensenyament del Valencià (LUEV) en las Cortes, sin un voto en contra. Con esta premisa, representantes del sector educativo, sindicatos, partidos políticos y entidades culturales y sociales denunciaron ayer la fractura provocada el lunes por el anuncio unilateral del Gobierno en funciones de Francisco Camps de suprimir las líneas de enseñanza en valenciano y sustituirlas por un "modelo único" de escuela copiado de Galicia. "Todo sin el consenso político, sindical y social, que fija la propia LUEV, para ser modificada", advirtió Ángel Martí, gerente de la entidad cultural Escola Valenciana.

El 9 de junio se han convocado manifestaciones en las tres capitales

El frente común articulado por esta organización -con más de 200.000 usuarios de los programas de enseñanza en valenciano- trata de reconducir el envite de Camps y su consejero en funciones, Alejandro Font de Mora, de vaciar de contenido la ley vigente, con una serie de actos y movilizaciones. El primero se hará visible el próximo 9 de junio, cuando se constituyan las Cortes Valencianas y los Ayuntamientos surgidos de las elecciones del 22 de mayo.

"Todos los diputados y ediles de oposición darán un Sí al valencià en el Parlamento autonómico, y en todos Ayuntamientos se propondrán mociones a favor", explicó ayer, en rueda de prensa vespertina, Vicent Moreno, presidente de Escola Valenciana, acompañado por medio centenar de representantes de los partidos y asociaciones presentes. Por la tarde, continuarán las concentraciones en las tres capitales de provincia.

Por parte del partido socialista valenciano asistieron la secretaria de Educación de la Ejecutiva del PSPV, Pilar Sarrión, y el diputado electo Juan Soto. También acudieron Enric Morera, canditato a la Generalitat y diputado electo por Compromís; Marga Sanz por el grupo de Esquerra Unida; y Agustí Cerdà, por Esquerra Republicana.

Los tres grandes sindicatos de la enseñanza pública, con el STEPV, CC OO y UGT a la cabeza, también participaron del acto junto a representantes de las dos asociaciones profesionales de directores de Primaria y de Secundaria y la Confederación de Padres de la escuela pública Gonzalo Anaya.

El sector editorial también está presente en la campaña con la Associació d'Escriptors en Llengua Catalana, la Associació d'Editors del País Valencià, miembros de la Acadèmia Valenciana de la Llengua -que ha dado su apoyo al manifiesto que se leerá en todas las escuelas e institutos los próximos 7 y 8 de junio-, equipos rectorales de las universidades públicas y entidades como Acciò Cultural, Benimaclet Viu, Societat Coral Micalet o los profesionales del doblaje valenciano.

"Queremos dejar claro que sí estamos a favor del plurilingüismo. Pero a partir de la enseñanza en la lengua minoritaria, como dicen todos los expertos internacionales, y con la introducción del inglés a partir de los cuatro años, como dice la Ley Orgánica de Educación (LOE)", subrayó en varias ocasiones el presidente de Escola Valenciana.

El asesor lingüístico de la entidad, Gerad Fullana, quiso resaltar las contradicciones del actual consejero en funciones, Alejandro Font de Mora, que en 2006, en el prólogo de un libro de Vicent Pasqual -el ideólogo de los programas que serán suprimidos ahora- afirmaba que el texto era una "manera rigurosa, fundamentada i científica de cuál es el tratamiento que en el sistema educativo valenciano tienen que recibir las lenguas para hacer el plurilingüismo una realidad y no una quimera".

Una declaración de principios que el consejero ha arrugado en su última legislatura, en la que ha aplicando recortes a los programas de inmersión del valenciano, a las ayudas a la lengua y desautorizado la ampliación de grupos en los centros que demandaban más matrícula en valenciano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de junio de 2011