Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias del 22-M

PP, PA y Los Verdes aíslan en Alcaucín al PSOE y al exalcalde imputado por corrupción

El PP ha hecho carambola en Alcaucín, municipio de la comarca malagueña de La Axarquía de unos 2.700 habitantes que se hizo famoso hace dos años por la detención de su entonces alcalde, José Manuel Martín Alba, imputado en el denominado caso Arcos por corrupción urbanística y por el que dimitió y fue expulsado del PSOE. Los populares sellaron ayer un acuerdo con el PA y Los Verdes, con los que mantiene un triple empate a dos concejales, para hacerse con la alcaldía, con lo que desbanca al PSOE, la lista más votada, rompe las especulaciones sobre un hipotético acuerdo entre el ex alcalde y su expartido, y da un paso más en su propósito de conseguir la presidencia de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Oriental.

Una de las consecuencias políticas del caso Arcos ha sido la enorme fragmentación del voto. Cinco partidos políticos han logrado representación en una corporación de apenas 11 concejales. El PSOE ganó en las urnas el 22-M y obtuvo tres ediles, y dos cada una de las otras cuatro formaciones, las tres que van a gobernar y la liderada por el ex alcalde imputado, el Partido Independiente Sierra Tejeda Alcaucín (PITA).

Tras las elecciones, Martín Alba ofreció apoyo al PSOE por ser la lista más votada. Los socialistas, que aseguraron que no se dirigirían a su ex compañero para nada, ofrecieron un acuerdo a Los Verdes, que finalmente han preferido al PP.

"Quien ha sido parte y responsable del problema no puede ser a su vez parte de la solución. Ni PSOE ni PITA son las opciones políticas que merecen los vecinos de Alcaucín", justificó ayer el vicesecretario de Organización del PP de Málaga, Francisco Oblaré.

El futuro alcalde, Domingo Lozano, anunció que los principales objetivos del tripartito girarán en torno al urbanismo: un nuevo Plan General, la revisión de urbanizaciones que aún no han sido recepcionadas por el Ayuntamiento, y la normalización de las numerosas viviendas en suelo no urbanizable.

La primera teniente de alcalde será la ahora andalucista María Antonia Guerrero, que en 2003 obtuvo acta de concejal con el PSOE, pero que en el pleno que eligió sucesor de Martín Alba tras su detención rompió la disciplina socialista y sorprendió votando la investidura del andalucista Guillermo Pérez. El alcalde y cabeza de lista del PA murió durante la campaña electoral por un cáncer de pulmón.

Y la segunda tenencia de alcaldía será para Mario Blancke, residente de origen belga, que a diferencia de los postulados generales del partido por el que se ha presentado, Los Verdes, defiende la legalización de todas las viviendas en suelo rústico.

También en Moclinejo, los dos ediles del PA han comprometido su apoyo al PP, que tiene tres, para arrebatar la alcaldía al PSOE, más votado con 4 ediles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de junio de 2011