Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas optan por mirar adelante y aprender de sus errores

Alarte descarta dimitir tras una autocrítica ante el Comité Nacional por el fracaso electoral - El PSPV-PSOE convocará una conferencia política- Puig a Alarte: "Tu éxito será el nuestro, tu derrota es también mi derrota"

"No volvamos a los ciclos de 1995 y 2000", pidió Jorge Alarte a los miembros del Comité Nacional del PSPV-PSOE, reunido ayer en Valencia con las heridas todavía abiertas por el fracaso electoral del pasado 22 de mayo. "Yo en esos ciclos también participé en todo, en todas las partes, hasta la médula. No voy a llevar a este partido a la vuelta a un ciclo 1995-2000", insistió el secretario general, en alusión a las crisis que desembocaron en gestoras como respuesta a las sucesivas derrotas electorales.

"Mi madre me ha llamado antes, seguro que era para recomendarme que dimitiera, no hay duda. Pero no voy a dimitir", dijo tras un emotivo discurso, en el que no solo cargó con las responsabilidades de la derrota en las elecciones municipales y autonómicas, sino que asumió como "un error personalísimo" el haber tratado de "mandar y centralizar mucho", sin contar con gente valiosa del partido. Lo atribuyó a que empezó a actuar como "lo que sabía hacer antes, que era ser alcalde".

"Necesitamos todas las reflexiones y todas las ideas para este tiempo"

Los socialistas proponen un pacto por la economía y el empleo

Los tambores de guerra en el PSPV-PSOE, desenterrados de nuevo, como en un ritual, tras la derrota que ha situado al partido en los niveles más bajos de apoyo electoral de su historia, sonaron dentro y fuera del salón de actos de la sede socialista en la calle de Blanqueries, ante cuyas puertas protestaron una quincena de personas y se registró un incidente, con gritos, en el vestíbulo porque no se dejó acceder a la reunión a algún militante que lo reclamaba.

Hubo peticiones de dimisión del secretario general, entre ellas la de alguien que ocupó ese cargo, como Joan Ignasi Pla, o la de Francesc Baixauli, próximo al ex ministro Antoni Asunción, y llamamientos a la convocatoria de un congreso, como el que hizo Francesc Romeu, quien señaló que "es necesario un Suresnes valenciano", o el de Ana Barceló, pero también hubo apelaciones a la reflexión y a la unidad de dirigentes como Francesc Colomer, que pidió que se abandone el desprestigio mutuo y reclamó más autoestima. El alcalde de Morella, Joaquim Puig, que fue el rival de Alarte en el congreso donde resultó elegido, lideró a un sector convencido de que hay que pasar página y no continuar con la dinámica de "congresos en los que la mitad del partido le gana a la otra mitad".

En el terreno de las propuestas concretas, Alarte anunció una conferencia política previa a la que celebrará el conjunto del PSOE, con la intención de aportar una visión valenciana. "Queremos que ese proyecto se piense más que nunca en clave valenciana, es importante que el PSOE piense en valenciano", aseguró.El regreso al trabajo estructurado a partir de las comarcas es otro de los elementos del giro político que apuntó ayer el PSPV-PSOE, con la constitución de comités electorales comarcales de cara a la generales del año que viene. "Los consejos comarcales tienen que ser más útiles", reconoció Alarte. "No lo hemos hecho lo suficientemente bien, no lo hemos hecho bien".

"Mayor visibilidad, sumar a mucha gente cualificada de manera estable y permanente, contar con todo el mundo, definir una nueva presencia y estrategia en las Cortes Valencianas, oposición responsable y útil, proyecto y alternativa clara", desgranó el secretario general entre las cosas que los socialistas han de cambiar.

"Hay muchas personas cualificadas con gran experiencia que quieren aportar pensamiento, reflexiones, y nosotros tenemos que sumarlos", dijo Alarte en relación con el mundo intelectual, profesional y universitario. "Estuvo bien el Foro del Cambio pero tenemos que saber hacerlo permanentemente (...) Necesitamos todas las reflexiones y todas las ideas para este tiempo".

Dentro de esta perspectiva de apertura a la sociedad, que estuvo muy presente en una buena parte de las críticas y las intervenciones durante el Comité Federal, el líder de los socialistas valencianos también se refirió a la relación del partido con los movimientos sociales. "Seamos conscientes de que las asociaciones y los colectivos ciudadanos y nuestra realidad de cada pueblo y ciudad son muy importantes para nuestro proyecto. Hemos sido incapaces de tener una agenda social estable y un marco de trabajo y colaboración más allá de reuniones puntuales. Hay que hacerlo ya. Tenemos que tener un plan y una clara vocación de resolver este problema", aseguró, antes de referirse a las acampadas y protestas que reclaman una democracia real. "No solo debimos analizar qué estaba pasando", dijo Alarte, "sino que tal vez deberíamos haber organizado, lo dijo Joan Calabuig hace un rato, un comité de crisis para evaluarlo". El líder del PSPV-PSOE se preguntó: "¿Por qué no? Invitemos al 15-M a que participe en la Conferencia Política, que lo hagan como quieran, por Twitter, si quieren".

Tales iniciativas, que en buena medida se recogieron en una propuesta de resolución que no llegó a votarse porque la asumió la dirección, sintonizaban, no sólo con las pocas ideas claras que los socialistas son ahora capaces de formular para salir adelante sino con las posturas que mantiene Joaquim Puig, quien ha reclamado una visión más valencianista de la política del PSPV-PSOE y ayer dio un respaldo a Alarte inestimable. "Cuando viniste a Morella después de ganar el congreso", explicó Puig, que es alcalde de la capital de Els Ports, "te dije que tu victoria sería mi victoria. Ahora te digo que tu derrota es mi derrota. Hoy empezamos a ganar las elecciones de 2015". Tras el comité, Puig destacó que se había asumido su propuesta de buscar un gran pacto entre fuerzas políticas, sindicales y empresariales para "generar un espacio de confianza y relanzar la economía y el empleo".

No podía dejar de haber referencias a la política institucional y Alarte planteó que hay que superar la imagen de oposición en las Cortes Valencianas para visualizar a los socialistas como una alternativa. También advirtió contra la tentación de caer "en el debate falso e interesado" de si se combate o no la corrupción. "La corrupción debe combatirse siempre, con tolerancia cero y con la máxima contundencia", añadió.

Reflexiones en el Comité Nacional del PSPV-PSOE

- Errores: "No hemos conseguido la visibilidad de un proyecto progresista alternativo a la languidez del continuismo conservador"... "Ni antes ni durante la campaña electoral hemos sido capaces de explicitar con éxito las denuncias de las políticas de la Generalitat y, sobre todo, las propuestas alternativas sobre creación de empleo".

- Sobre el PP: "El PP ha renunciado al debate autonómico y ha hecho una campaña basada en la crítica feroz al gobierno de España".

- Comarcas: "La interpretación restrictiva del papel y organización de las estructuras comarcales, y su posterior desarrollo, han minado nuestra capacidad de llegar a los ciudadanos".

- Valencianismo: "Hay opciones políticas que han ocupado el terreno de la defensa del espacio valencianista porque los socialistas no hemos visualizado adecuadamente nuestro compromiso. Los y las socialistas y el PSPV-PSOE consideramos como parte de nuestra identidad progresista el valencianismo, por lo que seguimos comprometidos hasta la médula en la defensa de los intereses de nuestra Comunidad".

- Crisis: "Si bien es cierto que el Gobierno de España cuenta con una hoja de ruta ante la crisis basada en la austeridad, un plan de reformas y la cohesión social, la idea de que algunas medidas son improvisadas o contradictorias, así como que suponen un recorte de las políticas sociales, ha calado".

- Movimiento 15-M: "Respetamos y observamos con interés los movimientos, aún poco estructurados, de protesta y reivindicación surgidos en las últimas semanas".

- Propuestas: Conferencia Política previa a la federal. Campaña explicativa de las políticas del Gobierno. Intensificar las iniciativas en las Cortes para la recuperación económica y el empleo. Crear comités electorales comarcales. Dotar de elementos de apoyo a la política en los municipios. Marco de trabajo estable con los sindicatos y establecimiento de una agenda con los movimientos sociales. Cauce de diálogo con los movimientos surgidos del 15-M.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de mayo de 2011

Más información