Reportaje:Elecciones municipales y forales

La indignación sigue acampada

El Movimiento 15-M continúa en las tres capitales después de los comicios, aunque va perdiendo respaldo - Vitoria se desvincula de Democracia Real Ya

El Movimiento 15-M asegura que piensa continuar de forma indefinida en Euskadi, al igual que en el resto de España. Los indignados se volvieron a movilizar ayer en Bilbao, San Sebastián y Vitoria, aunque las concentraciones resultaron algo menos multitudinarias que la pasada semana, como ya se esperaba. No obstante, los coordinadores del movimiento aseguran que creían que el número de personas que se descolgase de las concentraciones iba a resultar mayor tras las elecciones.

A lo largo del día, se organizaron talleres de poesía o malabares que atrajeron a decenas de personas en la plaza del Arriaga de Bilbao, el Boulevard donostiarra y la plaza de la Virgen Blanca de Vitoria. En la capital vizcaína, donde más de 600 personas se congregaban minutos antes de las ocho de la tarde para la asamblea diaria, incluso se instaló una guardería. Los concentrados en Vitoria informaron ayer de que ya no forman parte de Democracia Real Ya, que impulsó las movilizaciones, al considerar que no disponen del apoyo de esta plataforma.

Los organizadores destacan la gran implicación de los voluntarios

La lluvia que cayó a lo largo de todo el fin de semana sobre Euskadi minó la asistencia. Sin embargo, los coordinadores -"no hay responsables, es una de las características", precisan- afirman que el goteo de personas resultó incesante. Así, cuentan que por unos minutos tuvieron que protegerse de la lluvia bajo los soportales de la Plaza Nueva bilbaína hasta que se instalasen toldos en el lugar en el que se han celebrado las concentraciones en la capital vizcaína.

También la tarde del domingo un niño tomó el micrófono y expuso su peculiar visión de los motivos del Movimiento 15-M, "disertando" sobre préstamos o desempleo, entre muchas otras cosas. Este divertido episodio se ha convertido en uno de los más comentados en Twitter y Facebook por los asistentes.

Las movilizaciones continuarán, en principio de forma indefinida. Los coordinadores de cada ciudad española en la que se celebran movilizaciones prepararán una hoja con un consenso de mínimos en la que expondrán los tres puntos más tratados en las asambleas, que posiblemente giren en torno a cuestiones como la inmigración o el desempleo. Esta iniciativa, según los coordinadores, dotará al movimiento de ideas concretas. "En el aspecto negativo, quizá priorice unas propuestas por delante de otras, cuando todas cuentan", recalcan.

Los organizadores destacan que la implicación de los voluntarios está siendo máxima. De hecho, una de las coordinadoras de la acampada de Bilbao resalta a EL PAÍS: "La gran mayoría de ellos está volcándose con el Movimiento 15-M hasta el límite de sus posibilidades. Muchos no desean que les releven y terminan extenuados. Sin embargo, necesitamos que participe nueva gente que asista con fuerza. Esperamos que la respuesta siga siendo tan positiva como hasta ahora".

Durante las movilizaciones, se ha podido observar a jóvenes y adultos de ambos sexos. Sin embargo, una de las coordinadoras del Movimiento 15-M afirma que han constatado que las personas ligadas a la izquierda abertzale se han desvinculado de las protestas desde el comienzo. Incluso, añade, "algunos las han tildado de antinacionalistas o han protestado porque el bilingüismo no es total".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de mayo de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50