Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PAU GASOL | Pívot de los Lakers | BALONCESTO | NBA

"Los palos parecían unidireccionales"

Barcelona
Después de tres finales y dos anillos seguidos, el pívot de Sant Boi ha vivido a los 30 años uno de los peores momentos de su carrera al ser señalado como uno de los grandes culpables del fiasco de los Lakers, eliminados en las semifinales de conferencia en la NBA

Héroe los dos últimos años, Pau ha pasado a objetivo número uno de las críticas.

Pregunta. ¿Cuál es su estado de ánimo?

Respuesta. Los primeros días fueron difíciles, por la forma en que perdimos, por no conseguir nuestro objetivo. Las sensaciones fueron amargas, de mal juego tanto individual como colectivo. Son cosas que en una persona y en un deportista como yo tienen un efecto, pero poco a poco me tranquilizo y sobre todo pienso de manera muy positiva.

P. Dallas, 9 de mayo. Pierden por 122-86 y quedan eliminados. De regreso al vestuario, ¿qué dicen? ¿quién habla?

R. No habla nadie. Bueno, habla Phil Jackson en el momento en que entra, como después de cada partido. Diciendo: '¡Qué manera de acabar!' Fue muy breve. La mayoría de jugadores estábamos, no mudos, pero pensando en lo decepcionante que fue aquel momento, cabizbajos por la manera en que acabó todo.

"Deseaba jugar bien y ayudar al conjunto como siempre, pero no pude conseguirlo"

"No se puede saberlo todo sobre la vida personal de uno. Hay ciertos límites"

"Los rivales perdieron el miedo a jugar ante nosotros, el respeto a un equipo superior"

"El nuevo entrenador deberá tener carácter y experiencia para afrontar la presión"

P. ¿Cómo lo explica?

R. Nos faltó más concentración. Somos un equipo que ha tenido mucho éxito en los últimos tres años y todo tiene un efecto mental y físico en cuanto al enfoque de una temporada. Ha fallado esa concentración para cortar rachas de derrotas, algo que sí habíamos hecho en las temporadas anteriores. Este año hemos perdido cuatro y cinco partidos seguidos, y eso es significativo.

P. ¿Les han cogido los rivales el tranquillo a su juego?

R. Han aprovechado bien nuestros momentos bajos. Han perdido el miedo a jugar contra nosotros, han perdido ese respeto que se tiene ante un rival superior. Eso ha dado mucha fuerza a ciertos equipos.

P. Y usted personalmente, ¿cómo explica un bajón tan acusado en su rendimiento en los playoffs?

R. Sí, ha sido bastante notorio. No ha sido fácil, porque deseaba jugar bien e intentaba ayudar al equipo como hacía siempre y no lo he podido conseguir. Después de dos partidos seguidos que no estaba acertado, la alarma era máxima, como si preguntaran '¿Qué está pasando?' Nos ha pasado toda la temporada: crisis, debacle, alarma... Eso, en los playoffs, cuando aumenta la tensión y la presión... parece que estás más expuesto. Después de jugar dos partidos buenos o normales en Nueva Orleans parecía que estaba más tranquilo el tema, pero ha sido una dinámica constante. Que jugases más o menos bien tampoco era suficiente.

P. ¿Ha pagado el peaje de cuatro temporadas en las que ha acumulado muchos minutos y se ha peleado con los jugadores más físicos de la NBA?

R. Puede ser un factor más, pero no determinante.

P. Pero no ha tenido quien le diera minutos de descanso porque Bynum se lesionó y Jackson no utilizó a los reservas como Ratliff, Caracter o Smith...

R. Eso parece que sí. Pero yo estoy encantado de tener responsabilidad y asumirla. Cuando las cosas van bien, todos contentos. Pero cuando las cosas van mal, parece que los palos sean unidireccionales.

P. A lo largo de la temporada tanto Kobe Bryant como Phil Jackson trataron de picarle. El entrenador subrayó que es demasiado buena persona. ¿No le molesta ser señalado de esa manera?

R. No sé. No me he parado a pensarlo. Son dos personas a las que respeto y sus intenciones son positivas. No me molestan esos comentarios. Me molesta más que la prensa te los mencione continuamente y sobre todo en momentos en los que tal vez no estás al 100% o pasas por un momento difícil.

P. ¿Qué es lo que le ha molestado en concreto de las críticas?

R. La prensa tiene toda la libertad para opinar, pero sin ir más allá del terreno profesional. Eso me parece bastante fuera de lugar. Hay ciertos límites para hablar de este tipo de asuntos. Las cosas no han funcionado ni dentro ni fuera de la cancha.

P. ¿A qué factores se refiere?

R. Lo que no se puede pretender es saberlo todo y la vida personal es de las personas. No se debe saber todo, no se puede saber todo. Hay ciertas cosas que se deben respetar.

P. Dice que esto le servirá para mejorar, como en 2008, pero, ¿no corre el peligro de que se extienda la creencia de que solo espabila a base de golpes?

R. Los momentos difíciles endurecen y es de los que realmente aprendes más, sirven de estímulo para mejorar y para ponerte en una situación de más éxito.

P. ¿Ha sido la situación más dura por la que ha pasado?

R. Sí. Las críticas no se dirigían solo a mí, sino que se atacaba a terceras personas, a las que quiero y que no están en la cancha.

P. Usted y Kobe mantienen la tesis de que con la misma base de este equipo pueden seguir aspirando al título, ¿no?

R. Y tanto. Creo que sí, tenemos un equipo con mucha calidad y que podemos reconducir. Podemos recuperar las ganas, la ambición y la energía para volver a conseguir otro campeonato.

P. ¿Qué debe cambiar?

R. Es una suma de diferentes cosas. Tenemos que ver quién será nuestro entrenador. Eso es lo primero. Y volver con las máximas ganas e ilusión de trabajo desde el primer día.

P. El relevo de Phil Jackson, debe ser muy peculiar, ¿no?

R. Sí, es un entrenador único. Su sucesor tendrá que ser un entrenador con mucho carácter, con experiencia, capaz de afrontar las expectativas y la presión de una franquicia como esta.

P. ¿Cree que Memphis está en condiciones de aspirar en breve al título?

R. Es difícil, pero sin duda tiene un equipo que ha demostrado mucho en estos playoffs. Ahora tienen que ver si son capaces de seguir mejorando porque tienen un equipo bastante joven y con mucho talento.

P. ¿En qué ha mejorado su hermano Marc para haber despuntado como lo ha hecho?

R. Ha estado más agresivo, ha estado jugando con mucha confianza en ataque, y en defensa ha estado muy activo, muy listo y creando una posición de eje, de anclaje en la defensa. Estoy muy contento. Ha sido un gusto verle jugar, y a su equipo también.

P. ¿Dejarán los Grizzlies que Marc fiche por otro equipo?

R. Yo creo que no. No lo dejarán irse porque sería una pérdida muy grande. Supongo que habrá equipos interesados en él, dispuestos a hacerle una buena oferta y veremos si los Grizzlies quieren y pueden igualarla.

P. ¿Habla con Fisher, presidente del sindicato de jugadores, sobre el eventual cierre patronal?

R. Hay que ir con cuidado con las cosas que hablamos, porque según qué detalles se hablan con la prensa te pueden multar.

P. ¿De verdad se ve usted jugando en Europa antes de enero?

R. Pues... depende. Es una posibilidad que no descarto al 100%. Es bastante improbable, pero no lo descarto. Porque en el caso hipotético de que se perdiese todo el año, no me gustaría estar una temporada sin jugar. Esperamos que la experiencia del cierre de la Liga de fútbol americano, que se está produciendo ahora, nos ayude porque el proceso es similar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de mayo de 2011