Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LLEIDA | Elecciones municipales

Àngel Ros revalida la mayoría absoluta

El feudo socialista de la ciudad de Lleida no solo resistió ayer el temporal, sino que salió fortalecido de unas elecciones en las que el actual alcalde Àngel Ros logró revalidar la mayoría absoluta de una forma incontestable, con 15 concejales, el mismo número que había conseguido en 2007, cuando concurrió por primera vez como candidato.

Ros relevó en la alcaldía de Lleida a Antoni Siurana en 2004, cuando este fue nombrado consejero de Agricultura del Gobierno de Pasqual Maragall. Desde que ocupa el cargo ha sabido ganarse la confianza y las simpatías de los ciudadanos, que lo ven como el artífice del gran cambio urbanístico que ha experimentado la ciudad en los últimos años, con una inversión de más de 420 millones de euros y obras como el parque tecnológico de Gardeny, el puente de diseño de Príncep de Viana, el cubrimiento de las vías del tren y el Palacio de Congresos de La Llotja.

El PP duplica concejales y ERC e ICV se quedan fuera del Ayuntamiento

El resultado de Ros, considerado un valor en alza del socialismo catalán, es histórico porque es la primera vez que un alcalde de Lleida repite mayoría absoluta. Con este éxito, Ros, que ha anunciado en varias ocasiones que no volverá a optar a la alcaldía, refuerza su liderazgo dentro del partido y se postula como un posible futuro dirigente en la calle de Nicaragua tras el congreso de otoño. La campaña ha sido para él plácida, exclusivamente en clave municipal y sin el apoyo de los pesos pesados del partido.

De los comicios de ayer cabe destacar dos aspectos: el espectacular ascenso del PP con la candidata Imma Manso, que duplica el número de concejales al pasar de tres a seis, y la debacle de ERC e ICV, que no han obtenido representación en el Consistorio, dejando un escenario municipal con solo tres fuerzas políticas, similar al de 1991. Las sedes de estas dos formaciones fueron un auténtico funeral desde que se conocieron los primeros sondeos. El ambiente contrastaba con la euforia con la que siguieron los escrutinios socialistas y populares.

Ros, tras recibir felicitaciones de todos sus adversarios, se mostró muy feliz por los resultados. En su primera intervención pública, resaltó el proyecto de futuro que ha dibujado para Lleida desde que es alcalde y agradeció la confianza depositada por los ciudadanos. "Esta es una ciudad que quiere progresar, que quiere salir con fuerza de esta crisis económica, creando ocupación y riqueza. Esta es una ciudad que tiene mucho futuro", señaló el edil socialista. "Hoy hemos hecho historia", añadió en referencia al hecho de haber revalidado la mayoría absoluta. "Los leridanos nos han dicho que quieren un gobierno fuerte y con proyecto de ciudad".

En el conjunto de la demarcación, CiU recuperó mucho del peso político perdido en las elecciones de 2007. Los nacionalistas volvieron a ganar el Conselh Generau d'Aran, el organismo de autogobierno de Val d'Aran, y mejoran en capitales de comarca como Balaguer, La Seu d'Urgell (por primera vez ha conseguido ser la fuerza más votada), Mollerussa (suma 10 concejales) y Les Borges Blanques (podría recuperar la alcaldía ocupada por ERC). Los resultados también podrían otorgarle la mayoría de los consejos comarcales y la Diputación de Lleida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de mayo de 2011