Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE rechaza la explicación de Praga por los test a gais

Las autoridades comunitarias no dan por buenas las explicaciones de República Checa sobre los exámenes a los que sometían a algunos refugiados por orientación sexual. La Comisión Europea había exigido a ese país una explicación sobre la aplicación de los llamados test falométricos -el análisis de la excitación al visionado de material pornográfico- que usaban para comprobar si los demandantes de asilo gais lo eran verdaderamente. La comisaria de Interior, Cecilia Mälmstron, considera que la respuesta checa, en la que admiten haber usado estos test pero donde también aseguran que ya no los hacen, no elimina la posibilidad legal de que se sigan practicando.

Así, la Comisión ha informado a República Checa de que investigará a fondo el efecto legal de la violación de la carta de derechos fundamentales de la UE que consideran que ha cometido ese país. Infracción que ese país -que reconoce que aplicó entre 2008 y 2009 el examen en una decena de casos- no admite, pero que podrían llevar a algún tipo de sanción, según fuentes de la Comisión. Los exámenes falométricos son, dice la UE, "degradantes y humillantes".

"La gente viene a buscar protección en la UE por muchas razones, la persecución por orientación sexual es una de ellas. La práctica de los test falométricos es una fuerte interferencia en la vida privada y de la dignidad humana. Un tipo de tratamiento degradante que no debe ser aceptado", dice Malmstöm, que asegura que tiene la firme intención de asegurarse de que estas situaciones no se den en la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de mayo de 2011