Seísmo mortal en Murcia

7.500 lorquinos se quedan sin hogar

Solo el 48% de las casas pueden ser ocupadas de inmediato - La mayoría de los edificios dañados están en los barrios más populares, poblados por inmigrantes

El terremoto de Lorca dejará sin hogar a corto y medio plazo a unos 7.500 de los 65.000 habitantes del principal núcleo urbano del municipio, según los cálculos de EL PAÍS, basados en los datos de balance de daños ofrecidos por el Gobierno regional de Murcia.

Los arquitectos técnicos estaban terminando al cierre de la edición la evaluación de daños en las casas afectadas. Con el 80% del trabajo realizado -1.374 inmuebles-, un 48% habían sido marcados por los técnicos con pintura verde, lo que permite a sus propietarios e inquilinos ocuparlos ya con normalidad y sin temor. Del 52% restante, un 40% corresponde a inmuebles marcados con color amarillo. Este color implica que sus residentes no podrán acceder a ellos más que para "recoger enseres imprescindibles". Según fuentes del Gobierno murciano, estas casas deberán someterse a labores de rehabilitación, afianzamiento y derribo de estructuras potencialmente peligrosas, como falsos techos o cornisas, antes de poder ser habitadas de nuevo. Finalmente, hay un 12% de casas con código rojo, y sus vecinos tienen terminantemente prohibido entrar en ellas "de momento", ante el temor de daños estructurales.

Zapatero califica de "ejemplar" la colaboración entre Administraciones
Se reduce a la mitad el número de alojados en los tres campamentos
Más información
"Esto no es un piso, es un bancal de cabras"
FUNERAL MULTITUDINARIO
Los inmigrantes no tienen adonde ir
Ocho 'detectives' en busca del epicentro
El temblor descoronó el símbolo de Lorca
Chacón: "Queda mucho por hacer en Lorca"
Los 300 'sin techo' del seísmo de Lorca

Extrapolando estos datos al 100% y teniendo en cuenta que el Instituto Nacional de Estadística establece que, de media, cada edificio de viviendas de Lorca tiene 2,8 viviendas y cada vivienda una media de tres ocupantes, un total de 7.492 habitantes de Lorca no podrán ocupar sus casas a corto plazo. El problema se ceba especialmente en los barrios más populares de la ciudad, poblados mayoritariamente por inmigrantes que trabajan en la agricultura.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El de ayer fue un día de emociones a flor de piel en Lorca. Por la mañana se celebró el funeral por cuatro de las nueve víctimas mortales del temblor de tierra. Al acto, concelebrado por el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca, y 30 sacerdotes de las parroquias de la ciudad -algunas muy dañadas por el seísmo- acudieron los Príncipes de Asturias, que posteriormente recorrieron algunas de las zonas más castigadas, tanto a nivel humano, como el barrio de La Viña, como patrimonial -la arrasada parroquia barroca de Santiago, cuyo crucero se vino abajo con el temblor-. A las puertas de este templo, que permanecerá cerrado "durante años", según la Diócesis, don Felipe animó a los lorquinos a "levantarse con fuerza, a encarar el futuro y a poco a poco recuperar la normalidad lo más posible y seguir con su vida".

"El terremoto ha sido duro y fuerte, pero más fuerte es este país", señaló el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero tras visitar La Viña y antes de asistir al funeral. El jefe del Ejecutivo anunció que el Gobierno central y el murciano firmarán un convenio el próximo martes para iniciar "de manera inmediata" el proceso de rehabilitación y reconstrucción de viviendas. Ese convenio se suma al decreto aprobado ayer por el Consejo de Ministros y que va dirigido "a las personas afectadas, la actividad económica y a las empresas en el marco fiscal y de la seguridad social, además de edificios públicos e infraestructuras dañadas".

Zapatero subrayó además "la coordinación" y "la unidad de acción de todas las administraciones ante la catástrofe", que calificó como "ejemplar". "Debería de ser un ejemplo para cualquiera de las circunstancias que se puedan vivir", añadió.

Esa colaboración permitió el pasado miércoles facilitar mantas y alimentos a los más de 20.000 vecinos que pasaron la noche al raso en los parques y lugares habilitados por las autoridades. Bajo la coordinación del Gobierno murciano, el Ejecutivo puso a disposición de los damnificados la Unidad Militar de Emergencias que, junto a la Cruz Roja, montó tiendas y literas para dar alojamiento a un total de 4.000 desplazados solo un día y medio después del siniestro. Todos ellos son atendidos a diario por Protección Civil, la Cruz Roja y Emergencias de Murcia. En el dispositivo también participan los bomberos de la comunidad autónoma, el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y la Policía Local.

Campaña en Lorca

La conmoción nacional por el terremoto no evitó que los partidos acabaran transformándolo en munición política. El secretario de federal de Relaciones Institucionales y Política Autonómica del PSOE, Gaspar Zarrías, tachó de "indignidad" y "publirreportaje" la visita del presidente del PP, Mariano Rajoy, a Lorca el pasado jueves para mostrar su solidaridad con los afectados.

El PP contraatacó afirmando que las palabras de Zarrías son "una mezquindad", y que la visita de Rajoy anteayer a Lorca, y no a los funerales de ayer, fue una "muestra de la unidad y el apoyo de todo el país" a las víctimas del terremoto.

La revisión progresiva de los inmuebles afectados ha permitido regresar a sus hogares a miles de ciudadanos. La noche del jueves al viernes, los que tuvieron que dormir en los campamentos fueron 6.000, según fuentes de Emergencias de Murcia. A media tarde de ayer, el número de personas alojadas en los tres campamentos instalados en el Huerto de la Rueda, el instituto Ros Giner y el barrio de la Viña descendió ya a 2.464, según esas mismas fuentes. Por si acaso, el Ejército de Tierra tiene previsto instalar tiendas y literas para 1.000 personas más.

En los hospitales de campaña instalados por la Cruz Roja y el Ejército de Tierra había sido atendidos en la mañana de ayer a 386 heridos. Los tres que permanecen graves evolucionan favorablemente en el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS