Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas

Los desequilibrios del bilingüismo

Un informe critica la involución del valenciano en la enseñanza desde que el PP llegó a la Generalitat en 1995

Casi dos generaciones de alumnos han pasado por el sistema educativo sin que la Llei d'Ús i Ensenyament en Valencià (LUEV) se haya aplicado en toda su extensión. Con dificultad se puede encontrar una persona que se haya podido escolarizar en valenciano desde los tres años hasta acabar un bachillerato, ciclo formativo o carrera universitaria. Ahora, el Gobierno valenciano del PP ha puesto en marcha una serie de iniciativas que modifican el desarrollo de la LUEV -sin pasar por el Parlamento autonómico y sin consenso de los agentes educativos- para crear una "red de centros plurilingües", a costa de las horas lectivas de la enseñanza en valenciano en los Programas de Incorporación Progresiva (PIP), que son los que estudian el 71% de los escolares (560.000 alumnos).

El valenciano está sobre todo en la red pública y Castellón, concluye el STEPV

MÁS INFORMACIÓN

Un análisis exhaustivo de la aplicación de la LUEV realizado por el STEPV muestra la "lentísima" aplicación de la ley y el "escaso" crecimiento del alumnado en valenciano. "Se hace evidente que las políticas aplicadas por el Gobierno valenciano desde 1995 [desde que el PP llegó a la Generalitat] han consolidado fuertes desequilibrios entre tramos educativos, entre centros públicos y privados y entre territorios", concluye el informe. En resumidas cuentas: cuanto más hacia el sur de la Comunidad Valenciana, menos valenciano; cuanta más edad tiene el alumnado, menos valenciano; cuanta más enseñanza concertada, pagada con dinero público, menos valenciano.

La fotografía actual de la enseñanza en valenciano refleja estos tres desequilibrios de un sistema que nació en 1983 para ser bilingüe y cuyo espíritu se ha quedado por el camino. En la actualidad, el alumnado escolarizado en uno de los dos programas de enseñanza en valenciano (PEV y PIL) representa solo el 29% del total de la matrícula del sistema educativo valenciano. Mientras que el alumnado escolarizado en Programas de Incorporación Progresiva (PIP) representa el 71%. Ese desequilibrio viene marcado además por el desequilibrio territorial que le precede, según las zonas a las que pertenezcan los colegios. Un 54,2% del citado 71% de alumnos que solo estudia una asignatura en valenciano pertenece a zonas de predominio lingüístico en valenciano; y el otro 16,8% a las zonas de predominio lingüístico castellano.

El desequilibrio en función de la red educativa añade más distorsión al modelo bilingüe que pactaron en las Cortes Valencianas todos los grupos parlamentarios. Si en el curso 1995-1996 un 70% del total del alumnado (741.104 escolares matriculados) estudiaba en la red pública, bien en programas de enseñanza en valenciano (PEV) o de inmersión lingüística (PIL), en el curso 2009-2010 el porcentaje había caído dos puntos hasta el 68%. Mientras, la red privada ha crecido en este periodo en dos puntos hasta copar el 32% del sistema con 256.962 alumnos, que en su mayoría estudian en la línea en castellano. Solamente un 6,3% de los colegios concertados tiene un programa PEV de enseñanza vehicular en valenciano.

El resultado de estos desequilibrios, según el STEPV, ha sido la "fragmentación" del sistema educativo valenciano y el "trato desigual" para su alumnado. Esta triple fragmentación (por territorios, tramos educativos y titularidad de centros) provoca "una triple desigualdad y un desequilibrio difícil de reconducir".

"Aprender valenciano es una cosa básicamente reducida a los niños de infantil, siempre que vayan a la red pública y vivan en el territorio de Castellón", advierte el informe. "Cuanto más al sur, menos valenciano. Cuanta más edad, menos valenciano. Y cuanta más escuela concertada, menos valenciano", sostiene el STEPV.

A esto se añade la "opacidad" de la Administración educativa sobre resultados y aplicación de la LUEV, y la falta de continuidad y de previsión. "Con iniciativas como las de la Consejería de Educación, el crecimiento es lento, desequilibrado y empieza a involucionar", concluye el informe.

Valenciano en cifras

- Alumnos en línea valenciano: 230.000, lo que representa solo el 29% del total de la matrícula.

- Alumnos en línea en castellano: 630.000, lo que supone el 71% del alumnado valenciano.

- El valenciano, según los territorios: En Castellón, el 61,13% del alumnado estudia en valenciano. En Valencia, el 30,21%. Y en Alicante, solo el 16,87%.

- El valenciano, según la titularidad de los centros: El 39,3% del alumnado de la pública estudia en valenciano; mientras que sólo el 6,3% del alumnado de la red privada- concertada lo hace.

- El valenciano, según los niveles educativos: El 50,7% de los niños de la red pública se matricula en valenciano en Infantil, al llegar a Secundaria solo puede continuar el 38,1%. En Bachillerato, cae al 23,7% y en FP se queda en un pírrico 5,9%.

- Evolución del valenciano en 15 años: En 1995, un 17% del alumnado de Infantil y Primaria estudiaba en valenciano. En 2010, la cifra es del 33%. Han hecho falta 15 años para crecer 16 puntos porcentuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de mayo de 2011

Más información