Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia del profesor Calvo critica el silencio de Princeton

La familia del profesor español suspendido por la universidad de Princeton, Antonio Calvo, que se suicidó en su apartamento de Manhattan el pasado 12 de abril, asegura que no ha recibido ninguna información oficial de esa institución educativa sobre el despido del profesor. En una nota enviada a EL PAÍS se manifiesta, además, "decepcionada" con la reacción oficial de su rectora, Shirley Tilghman, que en un comunicado emitido el 25 de abril dijo que el despido había sido procedente, sin dar detalles específicos al respecto. Ayer, un grupo de ocho estudiantes tenía previsto reunirse con Tilghman para exigirle más información, después de haber consultado sus opciones legales con un abogado.

Calvo era profesor de español en la universidad de Princeton, en Nueva Jersey, desde 2006. Ocupaba una plaza no fija, renovable cada cinco años. Este año debía renovar el contrato. En el proceso de revisión fue acusado por algunos compañeros en su departamento de haber quebrantado las normas de la universidad. La directora de su departamento, Gabriela Nouzeilles, le envió una carta en la que le notificaba su suspensión el 8 de abril. Le dio la oportunidad de defenderse de las acusaciones en una reunión el 11. El profesor no acudió, y se suicidó apuñalándose en el cuello y un brazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de mayo de 2011