Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sala de discordia parece descartada

Aunque en principio no parece probable un empate a ocho votos en la Sala del 61 que integran 16 magistrados, de producirse esta situación habría que formar la denominada sala de discordia, dado que en al Sala del 61 el presidente del Supremo no tiene voto de calidad que valga doble. Dicha Sala se formaría incorporando un número impar de magistrados para deshacer el empate. Pero el sistema plantea enormes dificultades, sobre todo en medio de un puente festivo, en el que muchos jueces del Supremo están fuera de Madrid, además de que los que pudieran incorporarse tendrían que disponer de un plazo para estudiar un asunto que desconocen, después de haber dejado al Constitucional un día menos para pronunciarse. En esa tesitura, la formación de una sala de discordia parece descartada. Lo cual podría llevar, en ese caso, a una solución de compromiso, quizá la de autorizar las listas que cuenten con menos presencia de independientes.

Los ponentes Manuel Alarcón y Rafael Gimeno-Bayón, que votaron a favor de Sortu, han presentado ponencias favorables de dejar pasar las listas de Bildu y de 18 agrupaciones electorales. En caso de que sus ponencias resultaran derrotadas, tendrían previsiblemente que redactar otras en sentido contrario, sin que hubiese cambio de ponente por falta de tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 2011