Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cárcel, museo y ahora hotel

El Marco de Vigo ofrece la posibilidad de pernoctar en una de sus estancias

El sintagma "dormir en un museo" es una asociación de ideas que puede aplicarse a hoteles singulares ubicados en edificios históricos. En Vigo, la metáfora se acaba de convertir en definición literal por gracia de la inventiva de un artista, en colaboración con el estudio de arquitectura compostelano Rvr, y obra del apoyo institucional del Museo de Arte Contemporánea (Marco), el trabajo de ocho estudiantes de la Facultade de Belas Artes de la Universidade de Vigo y un grupo de patrocinadores privados.

La suma de estos factores ha transformado el Espazo Anexo, ámbito museístico inaugurado en 2004 y ubicado en la parte trasera del museo vigués, en un exclusivo hotel con altas prestaciones. Tanto es así, que tan solo cuenta con una habitación, preparada para alojar a uno o dos huéspedes, a condición de que estén dispuestos a compartir colchón y bañera, en el local de 100 metros cuadrados en una planta baja de la plaza peatonal de la calle Londres, en pleno centro de la ciudad. De este modo, el Marco une la condición de hospedería a su azarosa historia, que le vio nacer como cárcel y convertirse, desde 2002, en museo. Y, con frecuencia, los artistas invitados a exponer en el centro cultural no han podido resistirse a explorar este binomio de vicisitud y arquitectura.

El montaje de la habitación es un proyecto del artista japonés Michael Lin

A partir del 19 de mayo se podrá dormir en el recinto por 200 euros

Hotel Marco es, ante todo, el proyecto más reciente del artista Michael Lin (Tokio, 1964) y, desde su apertura, a comienzos de mes, suscita la atención de unas doscientas personas cada día, que es la cifra media de visitantes que, atraídos por la novedad de sentirse en una habitación de hotel instalada en un museo, traspasan la entrada del Anexo y del cubo estampado con motivos florales, visible desde el exterior a través de las vidrieras, que Lin ha insertado en su versátil interior, casi siempre ocupado por exposiciones y tesis artísticas de carácter individual y concebidas específicamente para el recinto.

El artista, que reside entre Taipei (Taiwán) y París, acostumbra a emplear en muchas de sus obras esta clase de dibujo, inspirado en la tradición decorativa taiwanesa, para crear estructuras arquitectónicas en las que propone una forma diferente de experimentar el espacio a través de la pintura. "Mi interés reside en la creación de un espacio transaccional, un espacio en y dentro que está conectado y/o separado del espacio privado de la habitación de hotel y el espacio público de la calle. La pintura que cubre las paredes exteriores de la habitación, una apropiación de estampados textiles tradicionales de Taiwán, se utiliza aquí para transformar la dureza de la caja arquitectónica en una suave membrana táctil que señala la habitación de hotel como un objeto separado del espacio expositivo, y que actúa sobre ese espacio con sus colores y su apariencia foránea", explica en sus notas.

"Hotel Marco surge de la oportunidad de reformar un lugar ya existente y de dotar al museo de un espacio habitable concebido como proyecto artístico, para poder invitar a comisarios, artistas e investigadores a conocer nuestro contexto, dentro de un programa de residencias", especifica el comisario de la muestra y director del Marco, Iñaki Martínez Antelo. A partir del próximo 19 de mayo, tras la celebración del Día Internacional del Museo, el Anexo se cerrará a las visitas para quedar reservado al uso como hotel, con una tarifa de 200 euros la noche, hasta octubre de 2013. "Cualquier persona podrá utilizarlo y disfrutar de la experiencia de albergarse dentro de un espacio expositivo pensado como obra de arte, y situado a la vez dentro y fuera de las instalaciones del museo". El trasfondo teórico de la obra alude a la llamada estética relacional, que nombra un tipo de instalaciones en las que la experiencia entre las personas, la obra y la realidad conviven y definen el significado, según aclaran desde el Marco.

El precio incluye el desayuno en la cafetería del museo y existen descuentos del 50 % para los miembros de la Agrupación de Amigos del Marco, rebaja que también podrá aplicarse a los socios de colectivos semejantes vinculados a otros museos del Estado. Entre estos amantes del arte se encuentran los primeros que han formalizado reserva, al igual que una pareja que celebrará allí su aniversario o algunos asistentes a congresos que se desarrollarán en la ciudad en fechas próximas. Como extra, todos podrán visitar, de paso, la exposición del artista cubano de origen gallego Wilfredo Prieto, Izquierda / Derecha, en la primera planta del museo. Eso será cuando consigan salir de la habitación. El estreno de sus vistas -al cielo de Vigo y a un pequeño jardín- la confortable cama, el equipo de música, la cafetera italiana y los productos cosméticos correspondió a Lin. A la mañana siguiente contó que había dormido "como un bebé".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de abril de 2011