Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren 13 manifestantes al abrir fuego los partidarios del régimen en Yemen

Al menos 13 manifestantes murieron ayer en Saná y más de dos centenares resultaron heridos cuando leales al régimen abrieron fuego contra una nueva protesta. Miles de yemeníes se habían congregado para expresar su rechazo a un acuerdo que prevé la salida del presidente Ali Abdalá Saleh a cambio de su inmunidad. La violenta respuesta hace temer que los duros del régimen estén intentando sabotear ese pacto.

"El pueblo quiere su salida, no una iniciativa", coreaban los manifestantes parafraseando el lema de todas las revueltas árabes ("El pueblo quiere la caída del régimen"). Desde las cuatro de la tarde miles de personas marchaban convocadas por la coalición de grupos juveniles que están detrás de la movilización contra Saleh. El ambiente, como en la acampada de la plaza de la Universidad, era festivo.

Hasta que trataron de acercarse al edificio de la televisión para quejarse por la parcialidad de sus informaciones. Un grupo de leales a Saleh acampados en la zona desde hace días les salió al paso y la protesta se tornó sangrienta. En la confusión y el pánico causado por los disparos y los gases lacrimógenos no es fácil determinar si solo dispararon los hombres de vestimenta tradicional, aquí llamados tribales, o también lo hicieron los uniformados.

Varios manifestantes cargaban con cuerpos ensangrentados para evacuarlos a un hospital. Fuentes diplomáticas occidentales cifraban anoche en 13 los muertos y al menos 220 los heridos. "Quise llevar a un joven al hospital y los matones nos impidieron el paso y nos atacaron por la espalda", aseguraba un hombre.

"Lo ocurrido es muy preocupante", lamentaba un embajador occidental, que temía que los duros del régimen estén intentando sabotear el acuerdo alcanzado entre Saleh y la oposición gracias a la mediación internacional y que está previsto que se firme el domingo en Riad. Diplomáticos europeos y estadounidenses tratan de convencer a los líderes del movimiento estudiantil para que den una oportunidad al pacto y eviten una escalada de la violencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de abril de 2011