Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salgado: "La crisis la están pagando quienes no son responsables de ella"

"Hay aspectos que tal vez no sean importantes en términos macroeconómicos, pero que deben servir de ejemplo". La vicepresidenta y ministra de Economía y Hacienda española, Elena Salgado, lanzó ayer un mensaje claro ante la prensa española destacada en Washington, en la cumbre del FMI y del G-20: "La crisis la están pagando quienes no tienen responsabilidad sobre ella". Y defendió esa idea con un caso controvertido, los bonus de los banqueros: "España reclama la limitación de los bonus en la banca, al menos en todo el G-20", dijo. Porque los sobresueldos han vuelto pese a que la crisis sigue causando estragos en el empleo, y a pesar de que parte de los beneficios procede de las ayudas públicas al sector financiero.

La ministra cree que ningún dato justifica la tensión sobre la deuda

Defendió también la idea de la inocencia en la crisis de quienes la sufren por casos como los despidos en empresas con beneficios. Salgado, sobre Telefónica, dijo: "Telefónica es una empresa privada. Son sus accionistas quienes toman esas decisiones. No entro en el terreno de lo legal, pero hay que considerar la oportunidad y la responsabilidad social" de esa medida.

La vicepresidenta defendió también la reforma del sistema financiero ante las críticas del FMI sobre la vulnerabilidad de las cajas de ahorros. "Se están acelerando las reformas, y se han exigido legalmente unos colchones de capital que en otros países las entidades financieras solo alcanzan por su propia voluntad. La vulnerabilidad es lo que llevó al Gobierno a acometer la reforma: ahora las cajas son sólidas y eso se va a ver en las próximas pruebas de esfuerzo europeas", aventuró. Salgado se reunió ayer con su homólogo chino, Xie Xuren, y afirmó que el Ejecutivo asiático "sigue confiando en España y va a seguir invirtiendo". El Gobierno ha anunciado esta semana una inyección de China de 9.300 millones de euros en las cajas, para después desdecirse: no está clara la cuantía definitiva.

El FMI es mucho más pesimista que el Ejecutivo sobre la recuperación. Los mercados han castigado la deuda española durante los últimos días tras unas declaraciones del ministro de Finanzas alemán sobre la posibilidad de reestructurar la deuda de Grecia. España tiene varios frentes abiertos, prácticamente en todos los ámbitos, y Salgado salió a defender el punto de vista del Gobierno, con una idea por encima de todas: "No estamos en absoluto en la situación que estábamos cuando Irlanda pidió el rescate", el pasado noviembre.

La prima de riesgo estaba entonces en 280 puntos básicos (el sobreprecio que paga España con relación a los intereses que abona Alemania por su deuda); las reformas rebajaron esa cifra hasta los 170 puntos, pero la tensión ha vuelto a situar la deuda por encima de los 200. "No hay ni un solo dato que justifique esa tensión, el calendario de reformas va por buen camino y los compromisos de reducción del déficit se están cumpliendo: en todo caso la subida de la prima de riesgo se explica por causas ajenas a la política económica española", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de abril de 2011